Albizu Campos -Concepto de raza

Mario R. Cancel-Sepúlveda -Cuando el Presidente de la República del Plata, Don Hipólito Irigoyen, instituyó el Día de la Raza ¿a qué raza se refería el alto magistrado argentino? ¿Esquinaba su concepto, con una rancia predilección, el resto del gran mosaico étnico de América? Referíase el presidente argentino a la raza iberoamericana.

Para nosotros la raza nada tiene que ver con la biología. Ni tez lunada, ni cabello hervido, ni oblicuidad de ojo. Raza es una perpetuidad de virtudes y de instituciones características. Nos distinguimos por nuestra cultura, por nuestro valor, por nuestra hidalguía, por nuestro sentido católico de la civilización. Al realizarse la unidad española en la unión de los reinos aragonés y castellano y conquistada la independencia con la expulsión de los sarracenos, España, plena de sí misma se lanzó a la epopeya del Descubrimiento, la más grande epopeya de la contemporaneidad. El Descubrimiento del hombre por el hombre. ¡Sabe Dios qué cataclismo moral hizo posible la separación de la humanidad hasta el grado de desconocerse a sí misma! Con el Descubrimiento, España conquistó la unidad humana, dio al mundo su unidad geográfica, hizo de la tierra una esfera. El hombre no sabía dónde vivía. Su plano de residencia era una conjetura. España le dio la seguridad de estabilidad y al sentirse en firme el hombre comenzó de nuevo a andar. El descubrimiento abrió la senda para toda la investigación contemporánea en el terreno de las ciencias filosóficas y naturales. No sólo plasmó en sistema la ciencia de la navegación oceánica sino que trajo al hombre la conciencia del cosmos, puso al hombre a navegar en una inmensa flota de constelaciones por el espacio infinito. ¿Será infinito el cosmos en la eterna perspectiva de ese infinito espacio o será su destino un perpetuo hacinamiento y deshacinamiento en el milagro de la creación?

La primacía de la raza española en Europa probó el beneficio que un equilibrio de valor y de santidad puede dar al mundo. Hay una experiencia histórica que nos destina a buscarnos a nosotros mismos para devolver el equilibrio al mundo. Hoy el sentido racial resurge victorioso. Los amarillos se agrupan en Oriente para salvarse a sí mismos. Japón se siente providencialmente destinado a rehacer en Asia la unidad amarilla. Las razas etíopes reaccionan igualmente en África. Los anglosajones se reúnen rápidamente frente a la latinidad. Es ley secreta de la política norteamericana seguir la inercia de la política de su madre patria la Gran Bretaña. Todos tienen de nosotros sus armas espirituales porque nosotros fuimos los que, a sangre y fuego, con la cruz de la espada y con la espada de la cruz dimos a la vieja Europa y a la virgen América la tradición de virtud, de valentía, de pundonor, de sacrificio, de desprecio a la muerte y a los bienes materiales, que hacen de nuestra raza hoy la única esperanza del mundo.

En estos momentos en que la Europa tiembla ante la perspectiva de una catástrofe bélica, en las manos de dos hombres de nuestra raza reposa la paz del Universo. Fe plena en los valores de nuestra raza el mundo ha puesto su suerte en manos de dos hombres nuestros. Don Salvador de Madariaga y Linozo, de España y de Argentina, respectivamente, se enfrentan, fríos, serenos, rectos de responsabilidad, con el problema de la paz, el ideal de nuestra raza izado en la bandera del Cristianismo con que nuestros frailes trajeron la civilización a medio planeta y nuestros héroes dieron la vuelta al mundo.

¿Que hay peligro? Para nuestra Raza el peligro nunca ha existido.

La Palabra, Puerto Rico, 19 de octubre de 1935, p. 7.
Comentario:

Albizu Campos concibe la Raza como un equivalente de Cultura. La actitud es propia de masones, librepensadores y teósofos: todos toman distancia de la biología y la sociología en la medida en que manejan el concepto raza como un sistema de valores universales. Raza y cultura significan los valores más propios del espíritu y llena de contenido los actos humanos.

La metáfora del Descubrimiento de 1492 y sus efectos modernizadores es la base de todo el orgullo que siente el comentarista por un pasado Hispano que siente suyo y del cual se considera tributario. Albizu Campos presenta esa fecha como un giro decisivo para la historia de la Humanidad: el Descubrimiento termina por convertirse en la base del Mundo Moderno, situación que equivales a la recuperación de una mítica unidad perdida. La especulación filosófica de Albizu Campos es sugerente. Aquella unidad perdida había significó la victoria de un estado desequilibrio.

En 1492 se echaron las bases para recuperar el equilibrio mediante la reinstauración de la unidad. El cemento de la unidad ansiada había sido los valores cristianos fortalecidos mediante la lucha contra el Islam durante proceso de expulsión de esa población de Granada. La grandeza del 1492 -expulsión de los sarracenos y descubrimiento- se proyecta como un misterio de la Providencia divina.

Las relaciones entre este procedimiento interpretativo y el de Giambattista Vico en La Ciencia Nueva, un clásico del Neoprovidencialismo del siglo 18, son numerosas. La idea de España como representante del balance entre el valor y la santidad, completan el cuadro. Albizu Campos y el nacionalismo historiográfica que se sotenía sobre valores premodernos y tradicionales: el Providencialismo, el dualismo maniqueo y el concepto del choque de civilizaciones.

Mario R. Cancel Sepúlveda

The following two tabs change content below.
Aquí Está Puerto Rico avatar_user_7_1456792395-80x80 Albizu Campos -Concepto de raza Raza Conoce a Puerto Rico Albizu Campos
Historiador, escritor y profesor universitario, nacido  en Hormigueros, Puerto Rico en 1960. Estudió Historia Europea Moderna, Humanidades y Ciencias Sociales en el Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico y en la Universidad Interamericana Recinto de San Germán. Además finalizó Estudios Puertorriqueños, Caribeños, Archivística Civil y Religiosa en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y El Caribe en el San Juan Antiguo. Ha ofrecido talleres de escritura creativa en el área de la narrativa en la Universidad del Sagrado Corazón y en Recinto Universitario de Mayagüez. Ha sido profesor de la Escuela Graduada de Creación Literaria con Concentración en Narrativa de la Universidad del Sagrado Corazón en Santurce  y Estudios Puertorriqueños e Historia en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y El Caribe en San Juan.
Aquí Está Puerto Rico avatar_user_7_1456792395-80x80 Albizu Campos -Concepto de raza Raza Conoce a Puerto Rico Albizu Campos

Últimas Publicaciones de Mario R Cancel Sepúlveda (Verlas todas)

Deja un comentario