Antonio de los Reyes Correa

Categorías: Gente.

AW- Antonio de los Reyes Correa Rodríguez de Valdés, nace en la segunda mitad del siglo XVII no se sabe la fecha exacta de su nacimiento, pero se cree que fue para el 1665 y muere el 9 de junio de 1758. Corría el año 1702. Enfrascada en la Guerra de la Sucesión Española, Inglaterra ordena un ataque a als pocesiones españolas en América. El 5 de agostos hondearon en las costas de Arecibo dos buques de guerra ingleses y echaron a tierra a dos lanchadas de soldados al mando de un Capitán, quienes se encaminaron a saquear el poblado Arecibeño. Una fingida retirada de los arecibeños que se escondieron entra las altas dunas de la playa cubiertas de vegetación dió aliento a los británicos. De pronto, el joven Capitán de la Milicia Don Antonio de los Reyes Correa sale al mando de un grupo de 30 vecinos armados con machetes y lanzas venciendo decisivamente a los ingleses y matando él, personalmente al capitán inglés.

Su heroicidad durante el ataque ingles a la Villa de Arecibo en le 1702 le valió que la corrona española lo condecoraran con la medalla de la Real Efigie y lo ascendieran a capitán. Por él Arecibo se le conoce como VILLA DEL CAPITAN CORREA. Según la tradición era de carácter energico y de fisionomía imponente, de mirada indomable; el color blanco y de noble y gallarda postura; sus actos de vida privada dignos, de gran rectitud y sencillez de corazón; franco y sin artificios ni doblez en el trato amistoso; creyente y religioso. Murio en el 1758.

Su extraordinaria valentía hizo exclamar a don Manuel Alonso en el 1846:

“Y Correa les siguió
Como una fiera matando
Hasta que dentro del mar
Llegó a nadar su caballo.”

“Tenía razón el Capitán Correa.
Al esgrimir valiente su cuchilla.
Echando a los ingleses de esta Villa;
Donde no nace una muchacha fea.”

Antonio de los Reyes Correa fue uno de esos valientes puertorriqueños cuyo espíritu de valentía en la defensa de su patria lo ha llevado a engrandecer y ennoblecer la historia de Puerto Rico. Son héroes que han hecho historia puesto que la actuación por ellos desempeñada ha girado cosbre la ruta histórica en su país.

Según el historiador arecibeño, Cayetano Coll y Toste, en su libro: Crónicas de Arecibo, nos narra: “se ignora la fecha de nacimiento del Capitán Correa, ya que su partida de bautizo de perdió y los libros bautismales del archivo parroquial comienza a registrar los bautismos en el 1708”. Se presume que nació a fines del siglo 17 ya que era una persona joven cuando batió con los ingleses. Según Coll y Toste: “lo que se sabe con certeza fue cuando falleció, en el 1758, 56 años después de su hazaña con los ingleses”. “Estuvo casado con Estefanía Colón con la que procreó 5 hijos: Felipe, Francisco, María del Rosario, María de las Nieves y María Magdalena”.

Su amor patriótico y espíritu heróico lo demostró en ocasión de la invasión inglesa a Puerto Rico el 5 de agosto de 1702. Los ingleses entraron en Arecibo en un momento que creyeron de suerte para ellos. Los arecibeños finguieron retirarse, pero al llegar a los montículos de arena que servían de defensa a la ciudad, los arecibeños atacaron repentinamente al enemigo inglés. Iban dirigidos por el Capitán de Milicias Antonio de los Reyes Correa, lograron romper las filas contrarias y con gran temeridad atacaban, provistos de lanzas y machetes, a los ingleses armados de fusiles y espadas. La audacia y el valor con que lucharon los lleva a vencer al enemigo a quien persiguieron dentro de sus navíos.

Este gesto de horoicidad inmortalizó al Capitán Correa y a sus compañeros Serrano Rodríguez de Matos y a Pedro de Alejandría. En aquél acto de lucha el Capitán Correa contaba solo con 30 hombres y un ayudante. Logró personalmente dar muerte al capitán inglés. Salió herido de bala y con otras heridas. El soldado Pedro de Alejandría murió a consecuencia de las heridas sufridas en la lucha.

El rey Felipe V de España, al recibir el informe del acontecimiento de parte del gobernador Gutiérrez Rivas, honró al Capitán Correa con la Medalla de su Real Efigie y el grado de Capitán de Infantería del Ejercito de España el 23 de septiembre de 1703. Este mismo título concedió a Nicolás Serrano y a Rodríguez de Matos el título de Alferez. Concedió una pensión a la familia de Pedro de Alejandría. Repartió quinientos pesos entre los arecibeños que tomaron parte en el combate.

El fraile benedicto Iñigo Abbad y Lasseirra comenta en su obra Historia Geográfica, Civil y Natural de la Isla de San Juan Bautista de Puerto Rico, que se publicó 86 años después del incidente, que como resultado de los actos heroicos del Caitán Correa, su familia seguía siendo distinguida. Al momento del ataque, el Capitán Correa era teniente á Guerra del Partido de Arecibo. Cargo que ocupó por muchos años, cargo que legó a su ahijado Don José Correa y Rodriguez de Matos.

El Capitán Correa es un ejemplo vivo de esos hombres notables del pasado que han arriesgado su propia vida por la defensa se su patria.

La Desendencia del Capitán Antonio de los Reyes Correa
por: Carlos Ayes Suárez, Arqueólogo

El Municipio de Arecibo es conocido como la Villa del Capitán Carrea. Dicho cognomento surge como resultado del heróico enfrentamiento de un reducido grupo de hombres, capitaneados par An­tonio de los Reyes Carrea, al desembarco de un nutrido grupo de corsarios británicos en las inmediacianes de la Villa de Arecibo con el propósito de asediar la misma. El tema de la resistencia arecibeña a la acción bélica extranjera ha sido tratado desde el Siglo XVIII por más de un historiador sobre todo por el arecibeño Don Cayetano Coll y Toste, quien analiza el acontecimiento dentro del centexto de la situación de beligerancia que prevalecía en dicho período entre las distintas potencias imperialistas europeas.

El 5 de agosto de 1702, desembarca en el litoral marino arecibeño una tropa de dos buques de guerra británicos. Ante la gran desproporción de los contingentes: et Capitán de las Milicias, Antonio de los Reyes Carrea, junto a 11 milicianos y 19 civiles, se replegó después de la primera escaramuza y recurrió a la táctica de etaque por asalto, cuando las tropas británicas avanzaban por los bosques aledaños a la villa. La resistencia arecibeña Iogró que las tropas británicas se replegaran y, mientras iban de retirada, les causaron considerables bajas.

En la refriega fueron heridos el propio Capitán Correa, el Ayudante Nicolás Serrano, el Sargento Mayor Jose Rodr[guez de Mathos y el soldado Pedro de Alejandría, de quien se da cuenta que muere como resultado de las heridas recibidas. La heróica resistencia llevada a cabo por los milicianos fue recompensada por la corona española. Al Capitán Correa se le concedió una medalla de oro de la Real Efigie por parte del Rey Felipe V; y de igual modo, se la concedió a este y al Ayudante Nicolas Serrano el grado de Capitan de Infantería del Ejército Español. Al Sargento Mayor Jose Rodriguez de Mathos se le concedió el grado de Alferez. A la madre y a los hermanos de Pedro de Alejandría, único caido en combate, se les pensionó. Mientras que a los demás milicianos se les repartio 500 pesos por sus servicios.

El fraile benedictino Iñigo Abbad y Lassierra nos comenta en su obra Historia Geográfica, Civil y Natu­ral de la Isla de San Juan Bautista de Puerto Rico, publicada 86 años después del incidente, que como resultado de los actos heróicos del Capitán Correa, su familia seguía siendo distinguida. Al momento del asedio, el Capitán Correa era Teniente a Guerra del Partldo de Arecibo. Cargo que ocupo por muchos años, hasta que declinó a favor de su ahijado y nieto Jose Correa y Rodríguez de Mathos. Muere el 9 de junio de 1758.

El Capitán Carrea era hijo de Joseph Rodríguez Correa y Francisca Rodríguez de Valdéz Colón. Descendía por línea materna del Gobernador Diego Menéndez de Valdés, quien ejerció su cargo del 12 de junio de 1582 al 11 de mayo de 1593. Contrajo matrimonio can Estefania Colón de Luyando, de quien enviudó el 2 de agosto de 1715. Su cónyuge era hija de Nicolás Rodríguez y María Colón de Luyando. La familia Colón de Luyando era descendiente de Diego Ramos Colón, Teniente y Sargento Mayor del Partido de Coamo, quien a su vez descendía de conquistadores y estaban emparentados de igual modo con los Menéndez de Valdés.

El matrimonio Carrea-Colón procrea 12 hijos. A saber: Francisco, Joseph, Ana, Nicolás, Cayetano, Francisca de los Reyes. Antonio, María del Rosario, Pepa María, Felipe, María Magdalena y María de las Nieves. Su hijo Francisco Correa Colón muere en San Juan el 16 de enero de 1774, contrajo matrimonio con María Manuela Rodríguez de Mathos, el 26 de agosto de 1717 en la Catedral de San Felipe Apóstol de Arecibo. La misma era hija del Alferez Joseph Rodríguez de Mathos, quien se había destacado en la defensa de la villa durante los incidentes del 5 de agosto de 1702, y de Antonia de Jesús. Parece ser que el ahijado y nieto, José Correa Rodríguez de Mathos, a favor del cual el Capitán Correa declina en su puesto de Teniente á Guerra, era hijo de este matrimonio.

Su hijo (de José Correa), Antonio Correa de Mathos, bautizado el 14 de agosto de 1729 en la Catedral de San Felipe Apóstol de Arecibo, contrajo matrimonio con Francisca Olaya Otera. Esta era hija del Alferez Pedro de Otero Pardo, quien para el 17 de iulio de 1700 formaba parte de la Compañía de Milicias de la Villa. No sabemos si éste se encontraba entre los 11 milicianos a los que se hace referencia, pero nos llama la atención el hecho de que no empece a que dos años antes del incidente se reporta la existencia de dos compañía de milicianos con un total de 138 hombres, solo estuvieran disponibles at momento 11 de ellos.

Antonio Cortes de Mathos se establece en el Partido de Vega Baja, junto a su cónyuge Gregoria Ortíz Montalvo, con la cual contrae matrimonio el 20 de Julio de 1756, en la Catedral de San Felipe Apóstol de Arecibo. En 1805, su hijo Juan Carrea Ortíz ocupa el puesto de Teniente a Guerra del Partido de Vega Baja. El 7 de febrero de 1807 muere Antonio Carrea de Mathos en dicho pueblo. Tanto su hijo Juan como su hija Francisca contraen matrimonio con vastagos de la familia Navedo Caraballo. De hecho, Teresa Carrea Navedo, hija de Juan Carrea Ortiz, contrae matrimonio con Juan León Santana Navedo, el 25 de abril de 1815, en Vega Baja.Este ocupo el puesto de Alcalde Constitucional de Vega Baja de 1823 a 1824. Maria del Rosario Navedo Coffee, hija de Francisco Carrea Ortiz y de Joseph Lorenzo Navedo Caraballo, contrae matrimonio con Antonio M. Dávila Banilia, quien también ocupo el puestó de Alcalde Constitucional y de Alcalde Ordinario de Vega Baja en distintos términos.

Los descendientes del Capitán Antonio de los Reyes Correa. que se establecen en el Parddo de Vega Baja, seguirían siendo considerados como parte de las familias distinguidas del pueblo. Los mismos entroncan con las familias Gorbea, Pagola, Juliá, Dávila, Córdova, Balseiro y Goitía, entre otras. Resulta notable la devoción a los Tres Santos Reyes entre la familia Correa-Colon. De ahí que el segundo nombre del Capitan Correa fuera de los Reyes. Para el mismo período vamos a encontrar a la familia de Pedro José y Lucia de los Reyes, donde se observaría et mismo culto devocional a los Tres Santos Reyes por varlas generaciones.

A 300 años de la Proeza del Capitán Correa
Por Fernando Acobe

“Los pueblos pequeños se hacen grandes e invencibles por las virtudes de sus ciudadanos más que por sus riquezas”.

El 5 de agosto de 1702 el arecibeño An­tonio de los Reyes Carrea (El Capitán Correa) junto a unos vecinos resistieron voluntariosamente la enbestida de una flota militar inglesa que pretendía entrar por la desembocadura del rfo ABACOA. El vaIor patriótico; la responsabilidad cívica y bizarría del pequeño grupo arecibeño salvaron la plaza española de caer en las garras de Inglaterra.

Antecedentes

En los albores del siglo XVIII hubo un cambio monárquico, en España “Al fallecimiento en noviembre de 1700 del rey español Carlos II (El Hechizado) surgió cierta confución. Esta se debió a que dicho monarca no dejó descendencia directa e instituyó par heredero del trono a un nieto del rey de Francia (Luis XIV) y aI mismo tiempo perteneciente a la Casa de Borb6n Felipe de Anjou – un duque francés que Iuego fue conocido como el rey Felipe V de Espafia.

Leopoldo, el Emperador de Austuria – no solamente dejó de aceptar el testamento de Carlos II – sinó que también expresó su tenaz repulsa al reconocimiento del borbón (Felipe de Anjou) como genuino verdadero susesor del referido soberano de España. Carlos II fue el último de los monarcas españoles de la casa de Austria.

Con el reconocimiento del monarca Felipe V en dicho siglo empezó a seguir el dinastismo borbónico en España. Los Habsburgo se habían apoderado del trono hasta el siglo XVIII. De ahí que la opinión o doctrina gubernamental se mantuvo unida a la Casa de Austria. Al ponerse en poder de la Casa de Borbón al trone de España, esto trajo como consecuencia inicial la tenaz oposición de algunas potencias de Europa.

La referida protesta fue una de las eausas provocativas de la Guerra de Sucesión Española (1701 -1713). Esa guerra surgió porque el Emperador de Austria no quiso dar reconocimiento a Felipe V como continuador de Carlos II”. Así, “esta Guerra de Sucesión repercutió en Puerto Rico al desembarcar la fuerza invasora de Inglaterra por el Puerto de San Felipe de Arecibo”.

De un conjunto de siete barcos de guerra que tenía su base naval en Jamaica fue separada una escuadra comandada por el contraalmirante Westerstone. Este dirigió dos barcos sobre nuestra isla, seleccionando como su primer punto de ataque al poblado de Arecibo.

El Héroe y sus Soldados

El Capitán Correa tenía bajo su man­do, en la indicada fecha del ataque inglés, a dos oficiales y a 30 soldados armados únicamente de lanzas y machetes. Entre los milicianos urbanos estaban junlo a él, su ayudante Nicolás Serrano, el Sargento Mayor José Rodríguez de Mathos y el soldado Pedro de Alejandría. en la lucha, Serrano quedó manco, Rodríguez de Mathos fue herido y Alejandría falleció por motivo de las graves heridas.

El Capitán correa recibió un golpe de bala arrojada con un fusíl y sufrió varios golpazos con las espadas. No obstane, subido en su caballo, no cejó ni dió cuartel al sorprendido invasor. Lo persigió decididamente, con caballo y todo, hasta dentro del mismo mar y de sus propias embarcaciones. Ahí siguió atacando a los asustados marineros y soldados ingleses. Estos huían primeramente rumbo a su bergantín y a su balandra y después a sus dos barcos de guerra. Entonces el bravo Capitán correa le dió la final lanzada al comandante británico, quien murió en el acto. El enemigo, al irse a la desbandada en su alocada huida, no solamente abandonó 24 espadas y 32 fusiles, sino que además dejó partes de sus vestiduras y hasta un ancla y una lancha.

El Rey Felipe V expidió en Madrid, España, el día 28 de septiembre del año 1703, una Real Cédula, haciendo reconocimiento por parte de los héroes de Arecibo durante la ruda refriega del 5 de agosto de 1702. En el 1778 y por una Real Cédula del Rey Carlos III Arecibo se reconoce como “Villa”. Y en el 1850 por un Real Decreto de la reina Isabel II se le dió el título “Muy Leal villa de Arecibo” (AMOR PATRIO – Opereta rapsódica de L. Córdova y Julián Sánchez).

Además de esta historia de la extraordinaria proeza del Capitán correa otros autores como Fray Iñigo Abad, el canónigo Torres Vargas; Francisco M. Cadilla y Víctor Coll y Cuchí hacen referencia sobre Arecibo y su historia.

En cuanto al Capitán correa, de acuerdo en lo relatado por el doctor Cayetano Coll y Toste, “ese inolvidable héroe arecibeño declinó la Tenencia a Guerra que había ocupado en Arecibo por mucho tiempo – aquel valiente Capitán – se elevó por un rasgo de heroísmo homérico a la altura de los inmortales”. Nuestro héroe falleció el día 9 de junio de 1758.

The following two tabs change content below.
Publicación autorizada por el Administrador del Portal. Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco. Creador de la tirilla Filito publicada durante quince años en el diario Nuevo Día y diarios de países de habla hispana en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Autor de doce libros entre los que se destacan Filito at Large, Filito el Libro, Diccionario Real de la Lengua, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV y Bendiciones Cristianas Vols I-II.

Últimas Publicaciones de Lionel Valentín Calderón (Verlas todas)

Deja un comentario