Arturo Alfonso Schomburg

Categorías: Gente.

EDPR- Arturo Alfonso Schomburg es una figura prominente en la historia de la comunidad afroamericana en Estados Unidos, pero bastante desconocida entre los puertorriqueños de la Isla. Esto a pesar de su destacada participación en el movimiento separatista antillano de fines del siglo XIX, que desde Nueva York luchó por la independencia de Cuba y Puerto Rico del régimen colonial español. Aún antes de su muerte en 1938, el Schomburg Center for Research on Black Culture, institución afiliada al sistema de bibliotecas de la ciudad de Nueva York, se había convertido en uno de los archivos principales de documentos relacionados con la experiencia de las diásporas africanas en diferentes partes del mundo. Esta valiosa e impresionante colección de libros y documentos sobre la historia del negro, recopilados a través de los años por este bibliófilo puertorriqueño, le ha servido a investigadores y estudiantes de punto de entrada para el estudio de una herencia africana que tradicionalmente ha sido minimizada o ignorada en las historias nacionales de numerosos países, incluyendo a Puerto Rico.

Hijo natural de una negra de oficio de lavandera nacida en la isla de St. Thomas, y de un comerciante de origen alemán residente en Puerto Rico, Schomburg nació en la ciudad de San Juan. Se conoce muy poco de su niñez en Puerto Rico y en St. Thomas, pero sabemos que ya en su vida adulta, gustaba contar una historia en particular sobre su niñez que le ayudó a despertar conciencia sobre el prejuicio racial en la Isla. En una ocasión, uno de sus maestros afirmó en clase que los negros no tenían historia, ni héroes de quienes estar orgullosos. Esta actitud de menosprecio de su maestro hacia la raza negra le sirvió de inspiración al joven Schomburg en su futura empresa de búsqueda y rescate de documentos relacionados con la historia y la cultura de las poblaciones negras. Schomburg se convirtió en un bibliófilo entusiasta y dedicó una gran parte de su vida adulta a coleccionar libros, documentos, ilustraciones, y otras fuentes de información sobre las diásporas africanas.

Antes de emigrar a Estados Unidos en 1891, Schomburg trabajó como tipógrafo en una imprenta capitalina lo que le permitió relacionarse con los círculos artesanales de la época y entablar amistad con otros tipógrafos y con algunos tabaqueros, un sector obrero autodidacta que se distinguía por su alto nivel de conciencia social y política. Al llegar a Nueva York, Schomburg llevaba cartas de introducción que de inmediato le ayudaron a ponerse en contacto con el grupo de tabaqueros cubanos y puertorriqueños que trabajaban en esa ciudad, muchos de ellos afiliados al movimiento separatista antillano.

En la metrópoli neoyorquina, Schomburg estudió de noche hasta recibir su diploma de escuela superior, mientras que durante el día se ganaba el sustento ejerciendo diferentes oficios serviles. Trabajó como ascensorista, botones, y también en una imprenta. A pesar de que siempre deseó cursar estudios universitarios y convertirse en abogado, su trasfondo racial mulato, las barreras raciales y el sistema segregacionista que predominaban en la sociedad estadounidense durante esos años, y sus limitados recursos económicos no le permitieron continuar sus estudios.

Schomburg pasó la mayor parte de la década de 1890 colaborando con el movimiento separatista antillano en Nueva York, junto a otros patriotas puertorriqueños. Contó con la ayuda de Sotero Figueroa y Pachín Marín en la fundación del Club Borinquen, el primero de varias organizaciones similares que surgieron durante esa época, dedicadas a promover la participación puertorriqueña en las luchas por la independencia de las islas. También fue secretario del Club Dos Antillas, otra de esas organizaciones. Devoto de la masonería, perteneció a la Logia El Sol de Cuba y, años más tarde, se involucró de lleno en las actividades del movimiento masónico afroamericano.

Historiador, intelectual, masón, coleccionista, escritor e investigador puertorriqueño. Considerado uno de los padres de la historia afroamericana de Estados Unidos. La frase “Los negros no tienen historia”, dicha por su maestro en una escuela primaria de Puerto Rico marcó para siempre al niño Arturo Alfonso. Empeñado y decidido en demostrar que esa frase no era cierta, comenzó a investigar desde muy joven la historia de los negros y sus aportaciones a la sociedad. Con 17 años de edad se mudó a Estados Unidos, a la zona de Harlem de Nueva York y prosiguió sus investigaciones, con un nuevo reto: Recopilar información y coleccionar todo lo relacionado a las aportaciones de los afroamericanos a la sociedad estadounidense. Fundó en unión a John Edward Bruce la organización “Negro Society for Historical Research” en 1911. Es en ese momento donde su pasión por la cultura negra lo llevó a darle forma a una gran colección de libros, arte y artefactos que en un momento dado alcanzó las 10,000 piezas. Reconocido en ese momento como un respetado historiador y coleccionista, colaboró en la publicación de la “Encyclopedia of the Colored Race” de Daniel Alexander Payne Murray. Su prestigio lo llevó a ser presidente de la “American Negro Academy” con sede en Washington D.C. Su valiosa colección de 10,000 piezas denominada “The Schomburg Collection of Negro Literature and Art” fue comprada y adquirida por la Biblioteca Pública de Nueva York en 1926. Esta colección fue la base de lo que hoy es el centro de investigación de la cultura africana más importante del mundo (Schomburg Center for Research in Black Culture) con sede en Harlem, Nueva York. Los restos del hombre que le demostró a su maestro que estaba equivocado descansan en el “Cypress Hills Cemetery” de Nueva York donde también descansan los restos de Jackie Robinson. Vio la luz en 1874 y caminó a la otra orilla en 1938.

The following two tabs change content below.
Publicación autorizada por el Administrador del Portal. Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco. Creador de la tirilla Filito publicada durante quince años en el diario Nuevo Día y diarios de países de habla hispana en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Autor de doce libros entre los que se destacan Filito at Large, Filito el Libro, Diccionario Real de la Lengua, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV y Bendiciones Cristianas Vols I-II.

Últimas Publicaciones de Lionel Valentín Calderón (Verlas todas)

Deja un comentario