Bury Cabán

Categorías: Gente.

Elí A. Hernández– Bury Cabán. ¡Quién no lo conoce! Fue la primera estrella que colocó nuestro pueblo de Moca en el firmamento musical de Puerto Rico y del mundo hispanoamericano. Nació, nuestro Bury Cabán en Moca, el 23 de abril de 1923. Fueron sus padres Don Segundo Cabán Alonso y Dona Felícita Hernández; ambos fallecidos. Es el mayor de siete hijos y padre de 6 varones: Ernesto (Q.E.P.D.), José A., conocido por Bury Jr. y Cheo; Nelson Luis (Q.E.P.D.), Sigfredo (éstos de apellidos Cabán Sosa) y Juan Cabán Méndez. Cuenta Bury con varios nietos también.

Luego de haberse criado en nuestro pueblo, para la Segunda Guerra Mundial, ingresa en el ejército de Estados Unidos y estuvo asignado a Panamá. Al terminar la guerra regresa a su patria de nuevo con otros compañeros y Moca los recibe con una cálida bienvenida. Licenciado ya del ejército, ingresa a la Escuela Vocacional donde estudia Ebanistería con gran éxito, lo cual lo hace distinguir como profesional en este campo. Además, es un artesano por excelencia. Habiendo sido Don Gundo, su padre, un gran maestro de obras, Bury siguió sus pasos y también se distinguió en esto. De ahí es que se le conoce a Bury con el nombre de “El Maestro”. En la artesanía, sus obras de arte fueron guitarras y cuatros tallados a mano. En esta época de sus años mozos Bury empieza a conocerse como cantante de tango, género musical que siempre cultivó. Llegó a ser una de las primerísimas figuras de nuestro país como tanguista. Era siempre invitado especial año tras año en La Peña del Tango en Isabela. Para el año 1946 se formó en Moca la primera orquesta del distrito con jóvenes músicos mocanos. Don Mario Vega era el director de la misma y Bury pasó a ser vocalista. Su bonita y excelente voz lo perfilaba como un gran cantante.

Bury cantaba además en las reuniones sociales, en el bar de la esquina, en las amorosas y románticas serenatas. Disuelta la Orquesta de Mario Vega, su inquietud por el canto no termina ahí. Forma, por primera vez, un trío de voces y guitarras junto a Tatín Vale y Luis Nieves. El mismo se llamó el Trío Cavaní. El nombre de Trío Cavaní proviene de las primeras dos letras de cada uno de los apellidos de sus componentes. Esta agrupación de dos mocanos y un aguadillano comenzó a presentarse inmediatamente en las plazas, en fiestas patronales, verbenas, etc … Hizo sus pininos en radio WABA para principios de los años 50. Luego viene una transformación del grupo. Sale de la agrupación Luis Nieves y llega Pablo Fernández, aguadillano también, maestro de música para aquel entonces, Director del Coro de la Escuela Superior de Aguadilla y buen compositor. También hace un ingreso al grupo Gin Pérez, del Pepino, quien hizo de primera guitarra. Y ya eran cuatro los miembros. Entonces tienen que cambiar el nombre del grupo por el de Los Aguadillanos aunque sólo uno era de Aguadilla, pero en la cabecera del distrito. El grupo Cavaní no grabó discos profesionales, pero “Los Aguadillanos”, sí.

Bury era la primera voz del grupo y también solista. Tatín Vale, la segunda voz y segunda guitarra; Pablo Fernández, tercera voz y guitarra, arreglista y compositor del grupo y Gin Pérez, la primera guitarra. La voz bonita y varonil de Bury ya se perfilaba como una gran voz y para las navidades de 1951, cuando estaba comenzando el conflicto de Corea aparece la primera grabación de los Aguadillanos, para el Sello Colonial de Marvela Records. Ese fue un disco de 78 RPM y en el lado A tenía Plegaria, de Pablo Fernández, cantado por Bury como solista y al dorso Si no me dan pasteles, a trío. El número Plegaria pegó bastante bien en Puerto Rico y Nueva York. En esas navidades también Felipe Rodriguez venía acabando con Los Reyes no Llegaron, de Esteban Taronjí. Luego vinieron otros discos 78 RPM de Los Aguadillanos y su fama se agrandaba a nivel estatal hasta que vino lo disolución del grupo.

Tato Ardín, dueño de la Casa Disquera Mardi, recluta a Bury para que grabara con su firma. Ya ahí Bury da un paso más alto, pues con Mardi grababan Los Hispanos, Felipe Rodríguez, Los Antares, Tito Lara, Los Cuatro Ases y otros. Precisamente, con el acompañamiento de las guitarras de Los Hispanos graba Bury, también de Pablo Fernández, el disco que más lo da a conocer en Puerto Rico y Estados Unidos: Amor con amor se paga. A ese disco le siguieron otros hasta convertirse, junto a José Antonio Salamán y Felipe Rodríguez, en los cantantes más populares de Puerto Rico. Viene la separación de los Cuatro Ases. Pero Tato Ardín, que ya había reclutado a Yomo Toro (de Ensenada, Guánica) junto a Tatín Vale y Bury, deja a María Esther Ortiz de primera voz; Bury, segunda voz y Tatín, tercera voz; con Yomo en la primera guitarra y así nacen otros nuevos Cuatro Ases, que también fueron los últimos. Este afamado grupo recorrió casi todos los teatros y plazas de nuestra querida Isla; también el famoso teatro Puerto Rico en Nueva York, Nueva Jersey, Chicago, etc. Los discos, aunque pocos con este grupo, los pegaban todos. Luego del grupo de Los Cuatro Ases (disuelto) Bury seguirá grabando como solista con distintos sellos y guitarristas y presentándose en los mismos lugares (exitosamente) donde había actuado con sus ex-compañeros de Los Cuatro Ases. Pero lamentablemente llegó lo inesperado. Un derrame cerebral tronchó la grandiosa y varonil voz de Bury. Solo Dios sabe el porqué de estas cosas. Cuando más añejada y mejor tenía su voz, sucedió lo inesperado.

Bury partió a los inmortales caminos de ayer, aunque no volverá a cantarnos más, personalmente. Están sus muchos discos y miles de buenos recuerdos que harán que esté siempre presente en nuestros corazones.

The following two tabs change content below.
Publicación autorizada por el Administrador del Portal. Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco. Creador de la tirilla Filito publicada durante quince años en el diario Nuevo Día y diarios de países de habla hispana en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Autor de doce libros entre los que se destacan Filito at Large, Filito el Libro, Diccionario Real de la Lengua, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV y Bendiciones Cristianas Vols I-II.

Últimas Publicaciones de Lionel Valentín Calderón (Verlas todas)

Deja un comentario