Archives for Faros

Punta Mulas

José A. Mari Mut- El faro de Punta Mulas entró en servicio el 1 de junio de 1896. Fue diseñado por Francisco de Albacete y construido por el gobierno mismo sobre un promontorio cercano al puerto de Isabel Segunda, para iluminar el pasaje de Vieques y guiar la navegación al puerto, que exportaba ganado y varios productos agrícolas. El edificio mide 53 pies de largo por 35 pies de ancho. Se parece mucho al faro de Arroyo, con el que comparte el patrón de círculos y rectángulos en la cornisa, y es casi idéntico al de Puerto Ferro, en posición opuesta en la costa sur de Vieques. El edificio se pintó inicialmente de gris claro, con detalles y zócalo blanco. La torre octagonal de 28 pies de altura está en el centro del edificio, su lente fijo de sexto orden proyectó una luz roja a ocho millas de distancia; actualmente la luz es producida por una linterna alimentada por paneles solares. Los dos faros de Vieques son los únicos faros puertorriqueños construidos originalmente con dos puertas, de las cuales la trasera está flanqueada por dos aperturas circulares (ojos de buey) que ventilaban el baño y la cocina. Sobre la entrada Seguir Leyendo

Rincón I

José A. Mari Mut- El primer faro de Rincón o de Punta Higüero entró en servicio el 17 de enero de 1893. Fue diseñado por José María Sainz y construido por el gobierno mismo sobre un lugar elevado en la punta oeste de la Isla, para guiar los barcos que navegaban por el Canal de la Mona. A diferencia de los otros faros, que siguieron un sobrio estilo neoclásico, éste (como el faro de Guánica) tuvo una elaborada cornisa y pretil de ladrillos. Las paredes de piedra rústica se cubrieron con un estucado blanco que combinaba con las piedras del zócalo. El escudo del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos se colocó sobre la puerta de entrada. El faro midió 50 pies de largo por 28 pies de ancho, con la torre octagonal de 32 pies de altura ubicada en el centro de la estructura. El lente de sexto orden proyectó su luz a ocho millas de distancia. El terremoto de 1918 agrietó y debilitó la estructura hasta el punto que se juzgó insegura y se construyó cerca una nueva vivienda de madera para el torrero. La torre fue reforzada y continuó operando hasta el 1921, cuando su Seguir Leyendo

Rincón II

José A. Mari Mut- El segundo faro de Rincón o de Punta Higüero entró en servicio el 12 de enero de 1922. Fue construido por la administración en la punta oeste de la Isla, cerca del primer faro, que fue dañado por el terremoto del 1918 y demolido en el 1931. Para reducir la posibilidad de daños por temblores de tierra, el faro nuevo se construyó de hormigón. La casa de madera construida cerca del faro viejo después del terremoto se siguió usando como residencia para el torrero. La torre mide 70 pies de altura y se parece mucho a la del segundo faro de Aguadilla, pero es más delgada y alta, a parte de que su escalera y columna central son de cemento en vez de metal. Aunque la intención original fue instalar una linterna de barras helicoidales, como las empleadas en el segundo faro de Aguadilla y en el faro de San Juan, se instaló temporalmente la linterna del primer faro y así permanece hoy. La torre se automatizó en el 1933 y la residencia junto con las otras estructuras de apoyo se abandonaron, siendo destruidas años después por un fuego. Un informe del 1922 sugiere que el Seguir Leyendo

San Juan

José A. Mari Mut- El primer faro de San Juan, o del Castillo San Felipe del Morro, entró en servicio el 1 de enero de 1846. Sus primeros torreros fueron Manuel Soto y Narciso Sánchez, recién llegados de Cuba, y quienes al igual que los demás torreros de este faro, residieron en la ciudad aledaña y no en el fuerte. El faro se construyó en el bastión más cercano a la entrada a la bahía (Bastión de Austria) y consistió de una base octagonal de ladrillos, una torre octagonal de hierro y una linterna equipada con cinco lámparas e igual número de reflectores parabólicos. Su visibilidad desde el noreste no era óptima y por este, y otros problemas, el faro fue desarmado y mudado al bastión más cercano al mar (Bastión de Ochoa), donde entró en servicio el 1 de abril de 1876, esta vez pintado gris oscuro y blanco, los mismos colores que tiene hoy. El faro se equipó con una linterna nueva y un lente Fresnel de tercer orden que proyectó su luz a 18 millas de distancia. El bombardeo de San Juan en el 1898 ocasionó daños irreparables a la torre y a la linterna. En el Seguir Leyendo