Archives for Haciendas

Hacienda Buena Vista

Sube a la montaña y sigue canales antiguos hasta la cascada que le dio el nombre a la Hacienda Buena Vista en Ponce. Lo que era una importante hacienda cafetalera y de frutos menores sirve de escenario para una relación única entre la tierra, el agua y la esclavitud. Hoy, el corazón de lo que era la hacienda contiene un recinto histórico cuidadosamente restaurado con estructuras de más de un siglo de antigüedad y una turbina hidráulica única en el mundo. Rehabilitada y en funcionamiento, ésta es impulsada todavía por las aguas del Río Canas y sirve aún de motor para otras máquinas de la época. Verla funcionar es sentir cómo la fuerza del río era transformada en movimiento para procesar alimentos. Gozarás del fresco bajo los árboles de un bosque subtropical sdemás de conocer sobre el policultivo en sombra de naranjas, cacao, plátano, café y otros frutos. Visitas durante todo el año. Celebración de los tradicionales festivales del café y del cacao. Desde Hacienda Buena Vista se coordinan escapadas a otras áreas naturales protegidas en el sur y el oeste de Puerto Rico. Seguir Leyendo

Hacienda María

BDRPR- Los origenes de esta hacienda en Morovis pudieran establecerse tan temprano como el 26 de octubre de 1865, momento en que un importante comerciante de posible origen catalán, llamado Juan Suro y Juliá, compra 250 cuerdas localizadas en el Barrio San Lorenzo, pertenecientes a Don Vicente Martínez. Para el 1849, además de desempeñar en varias ocasiones el cargo de consejal, Juan Suro era identificado como el principal comerciante de Morovis. Por otra parte, a aquellas tierras que eran consideradas como la tenencia principal de la Hacienda María le serían sumadas otras 600 cuerdas, compradas a Agustín Padró, situadas en el sector Buena Vista del Barrio Morovis. Es mediante hipoteca de esta estancia en Buena Vista que, Don Juan Suro consigue del Sr. José Borrell el prestamo de refacción con que inicia el proceso de mecanización de la Hacienda María. Lamentablemente, Suro muere el 14 de diciembre de 1870, quedando su viuda, Doña Encarnación Prado y Morales, a cargo de la finca que sería vendida debido a reclamos de ejecución hipotecaria levantados por Juaquina Juliá, viuda y heredera de Borrell, y posteriores deudas contributivas con el ayuntamiento. Es para entonces que Don Alonso del Río, un asturiano natural de Beloncio, Seguir Leyendo

Hacienda Pons, Antigua Buena Vista de Lares

Jorge David Capiello-Ortiz– Antigua Hacienda Buena Vista, mejor conocida como La Hacienda Pons. Para tener un poco del contexto histórico de esta hacienda, es necesario trazar una retrospectiva que nos lleva hasta la llagada del mallorquín Juan Castañer a este pueblo. Juan Castañer Anglada fue mayordomo de Juan Colom en la Finca San José o Los Rábanos, como antes se conocía al poblado Castañer, consiguiendo así su primer pedazo de terreno donde luego fundó su tienda aproximadamente para 1866. De igual manera, Don Antonio Ozona (fundador de la Hacienda La Balear) y Don Pedro Pons (quien funda la Hacienda Buena Vista para el 1936, actual Hacienda Pons) fueron mayordomos de Juan Castañer a finales de la década del 1910. La oficial y total disolución de los Sucesores de Castañer, S. en C. se da mediante escritura otorgada el día 17 de febrero de 1938 ante el notario Don Erasto Arjona Siaca quedando así el Sr. Don Bartolomé Ozonas Castañer (nieto de Juan Castañer Anglada, e hijo de María Castañer y Antonio Ozona) a cargo de todos los activos y pasivos de la antigua sucesión. Explica Luis Edgardo Díaz Hernández en su libro, Castañer: Una hacienda cafetalera en Puerto Rico (1868-1930), Seguir Leyendo

Hacienda Pomarrosa

Gary Gutiérrez– “La vida es hermosa”. Esta frase resume la visión del mundo de Kurt Legner, un caribeño que por error nació en Alemania y que desde hace más de 30 años vive en Puerto Rico. Esa frase es el norte en la vida de este romántico empedernido que construye sueños en el barrio Anón de Ponce. Allí, seis cuerdas de terreno encarnan un mágico espacio donde, además de desarrollar un pequeño proyecto de cabañas para alquiler, comparte la buena conversación y, sobre todo, vive la pasión por los vinos, la comida y cultiva el café que estimula y acompaña la mesa. Inspirado por lo visto en la Hacienda Buena Vista de Ponce y en medio de una crisis económica en la industria del acero donde trabajaba, hace 14 años este nórdico soñador decidió incursionar en el negocio agrícola del café. En el barrio Anón, seis cuerdas de terreno encarnan un mágico espacio donde se vive la pasión por los vinos y se cultiva el café que estimula y acompaña la mesa. Sin experiencia alguna, adquirió el terreno y con ayuda del gobierno comenzó el experimento que hoy produce alrededor de 50 quintales de café al año y que se Seguir Leyendo

Las Haciendas en Puerto Rico

Dr. Luis Pumarada- En el Puerto Rico de la época colonial española el término hacienda aplicaba a complejos agrícolas-industriales con cierto grado de autosuficiencia, los cuales cosechaban y elaboraban un producto mayormente destinado al mercado mundial, principalmente café y azúcar. Casi todas las haciendas grandes tenían también un componente comercial, pues se mantenía una tienda para suplir provisiones y mercaderías a trabajadores y vecinos. Solo las contiguas a los pueblos no tenían ese elemento. Haciendas Azucareras Ubicadas principalmente en los llanos costeros y cerca de los puertos, producían azúcar moscabado (mayormente para las refinerías norteameri¬canas) utilizando mano de obra esclava y/o jornaleros. Haciendas Cafetaleras Localizadas en la región montañosa, en la medianía y en la altura, producían café destinado el de mayor calidad al mercado europeo y español (incluyendo este último a Cuba), utilizando agregados, medianeros, jornaleros y a veces esclavos. Tamaño de las Haciendas Las haciendas eran desde pequeñas o “familiares” de entre unas diez cuerdas hasta unas treinta con algún pequeño trapiche animal para caña o despulpadora manual para café, hasta empresas con centenares de obreros o esclavos, mil o dos mil cuerdas de terreno y maquinaria movida por fuerza hidráulica o de vapor. La hacienda azucarera promedio Seguir Leyendo