Archives for Turismo

Iglesia San Joaquín de Adjuntas

Según consta del documento original de la fundación de la parroquia de Adjuntas, librado en Puerto Rico el 11 de agosto de 1815, durante la gobernación del General Don Salvador Meléndez en la segunda década del siglo XIX es que data la fundación de Adjuntas. Epoca de la promulgación de la histórica Cédula de Gracia. Un poco de Historia Desde los primeros años del siglo XIX existía en el valle en que hoy está enclavada la población, un conglomerado de 20 (veinte) familias; lugar que se conoce como la Calle Canas. Como la distancia hacía difícil la administración de los auxilios espirituales a los feligreses allí congregados, acordaron los vecinos, solicitar de las autoridades eclesiásticas la erección en el poblado de una nueva parroquia, y al efecto, eligieron por su representante a Don Diego Maldonado, apoderado del vecindario. Don Juan Bautista La Torre de origen isleño, donó el terreno que hace la plaza, y en donde estaba enclavada la Iglesia para aquel entonces.iglesiaantigua.gif (80564 bytes) En el 1831, según don Pedro Tomás de Córdoba, el territorio de Adjuntas aparecía constituido por cuatro barrios, aunque no mencionó los nombres. El nombre de Adjuntas es una sustantivación del adjetivo “a” que se Seguir Leyendo

Hacienda Luz de Luna

Reinaldo Millán y Omar Alfonso- Edric Vivoni Farage no se equivocó. La Hacienda que convirtió en hogar para su familia se ha transformado en remanso para quienes anhelan detener el tiempo y volver a escuchar cada suspiro. Escondido entre montañas y la densa vegetación del barrio Yahuecas, existe un lugar paradisíaco que invita al contacto con la naturaleza, promueve la conversación distendida, la reflexión histórica y, como si fuera poco, a degustar un amplio abanico culinario de sabores. Se trata de la Hacienda Luz de Luna en Adjuntas, pueblo donde tal vez hay más haciendas por milla cuadrada que en el resto de los municipios de la isla de Puerto Rico. El lugar, situado a media hora del corazón adjunteño, es predominantemente habitado por árboles de longeva edad y una familia que los custodia como si fueran niños acabados de nacer. Al llegar los recibirá el abogado y mediador de profesión, Edric Vivoni Farage, su esposa Luz de Selenia Rivera Siaca de Vivoni y su hijo, el afamado Chef Ventura Vivoni, quienes lo invitarán a pasar un rato intrínsecamente especial. Un receso que le permitirá distraerse del paisaje de cemento, la voz del ruido y la estridencia de las preocupaciones Seguir Leyendo