Churí

Comparte la experiencia en tus Redes Sociales

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Churí

Eleutherodactylus antillensis- De las dieciséis especies de coquíes que habitan en Puerto Rico, sólo dos (E. coqui y E. portoricensis) dicen coquí cuando cantan.

Esta voz puede confundirse con la de una especie adicional, el churí, quien con su churí, churí, churí también llena nuestras noches de lindos sonidos. No es difícil distinguir los dos cantos cuando se aguza el oído. Además, mientras que el coquí ocasionalmente dice co-co-co antes de decir coquí, el churí hace lo mismo con un qui-qui-qui-qui-qui. Dos características distinguen rápidamente al churí de los demás coquíes: sus ojos rojos y la presencia de manchas negras en la superficie posterior de los muslos.

Una diferencia ecológica entre el coquí y el churí es que el último tolera ambientes más secos. Por ejemplo, al sur de una sección del Barrio Camaseyes de Aguadilla, cantan el coquí y el churí, mientras que al norte, donde llueve menos, sólo canta el churí. De día el churí se esconde debajo de la vegetación, la corteza de los árboles y las piedras; cerca de las casas se refugia en tiestos, regaderas, desagües de piletas y en el interior de plumas o grifos.

Por la noche canta desde arbustos y ramas bajas. El churí es común en toda la isla, excepto por los picos de las montañas más altas. También habita en Culebra, Vieques y las Islas Vírgenes.

Desde la década del 1960 una población introducida deleita con su canto a los habitantes de varios barrios de Ciudad Panamá.

¿Te resultó interesante?

suscribete a aqui esta puerto rico

Deja un comentario