Guayacán

Categorías: Arboles y Maderas.

José A. Mari- Guaicum officinale (Zygophyllaceae)- El guayacán es un árbol siempre verde pequeño o mediano, generalmente de hasta 20 pies de altura, con tronco de 10 pulgadas de diámetro, aunque puede crecer más. El árbol más grande conocido en la Isla es el guayacán centenario del Bosque de Guánica, con una altura de 38 pies y tronco de 2.5 pies de diámetro (medido por el autor en septiembre de 2005). Se estima que este árbol, que florece y fructifica anualmente, tiene más de 500 años de edad. En Cuba se han encontrado árboles de 45 pies de altura, con tronco de 3 pies de diámetro; seguramente muchos ejemplares de este tamaño se cortaron aquí durante los primeros siglos de la colonización. El árbol se caracteriza por su copa densa y redondeada; su tronco pardo, liso y veteado; sus hojas compuestas por dos o tres pares de hojuelas ovaladas; sus lindas flores azules, que se tornan blancas cuando envejecen, de hasta siete octavos de pulgada de diámetro; sus frutas redondeadas, de hasta tres cuartos de pulgada de diámetro, amarillas o anaranjadas, con dos alas o costillas; y sus semillas rojas, de las cuales hay usualmente dos por fruta. En el sur de la Isla florece mayormente de abril a noviembre. En Mayagüez se ha observado en flor de enero a marzo y en San Juan de enero a mayo. Las flores son polinizadas por abejas y mariposas. Las frutas son ingeridas por ruiseñores y otras aves que dispersan las semillas.

El árbol es nativo de las Antillas y el norte de Sudamérica. Se introdujo como ornamental a la Florida y a muchos países tropicales. Fue muy abundante en los bosques de la mitad sur de Puerto Rico, desde la costa hasta la cordillera, pero hoy los ejemplares grandes sólo abundan en algunas partes del suroeste de la Isla. Merece sembrarse más como ornamental por su buena forma, flores lindas y frutas atractivas. El guayacán es el árbol nacional de las Bahamas y su flor es la flor nacional de Jamaica.

La albura es amarillenta y el duramen varía de pardo verdoso con vetas oscuras hasta casi negro. La madera es muy pesada, tiene la fibra entrelazada y exhibe anillos de crecimiento. El duramen contiene mucha resina (hasta una cuarta parte del peso seco de la madera) y despide un duradero olor a rosas. Se usa casi exclusivamente para tallas y objetos torneados. Debido a su dureza y a que su resina es un lubricante natural, la madera se usó mucho para poleas, engranajes, dientes de trapiche, casquillos, y ejes de carretas y de hélices. El guayacán se conoce en el mercado internacional como lignum vitae (madera de vida), debido a su uso histórico para tratar artritis, gota, sífilis y otras enfermedades. La madera comenzó a exportarse a Europa con este propósito durante la primera década del siglo 16. Algunas personas todavía preparan té hirviendo hojas, flores, pedacitos de madera, o diluyendo resina (llamada guayacol) en agua. La madera que usan los artesanos proviene mayormente de árboles muertos por la quema de pastos, de árboles cortados durante proyectos de construcción, y de personas que buscan y cortan árboles para vender la madera a los artesanos. En Puerto Rico crece otra especie nativa de guayacán, poco común, llamada guayacán blanco o guayacancito (G. sanctum). Esta especie tiene la corteza gris pálida, áspera y acanalada; posee de tres a cinco pares de hojuelas con ápice puntiagudo; y la fruta tiene de cuatro a cinco alas o costillas. El guayacán común crece desde Cabo Rojo hasta Guayama, mientras que el guayacán blanco crece desde Cabo Rojo hasta Ponce. La madera de ambas especies es similar.

Foto: José A. Mari

The following two tabs change content below.
Nació y se crió en Mayagüez. En los años 70, completó un bachillerato en Zoología. Eventualmente, obtuvo un grado doctoral en Entomología de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. De vuelta al Recinto, impartió sus conocimientos como profesor en el Departamento de Biología por 35 años, donde fungió también como director. Se desempeñó además como Director de la Oficina de Publicaciones de la Facultad de Artes y Ciencias, Director de la Oficina de Estudios Graduados y Director de la Biblioteca General. Por doce años, fue editor del Caribbean Journal of Science, revista científica de nuestra facultad.

Últimas Publicaciones de Dr. José A. Mari Mutt (Verlas todas)

Deja un comentario