Hacienda Luz de Luna

Categorías: Turismo.

Reinaldo Millán y Omar Alfonso- Edric Vivoni Farage no se equivocó. La Hacienda que convirtió en hogar para su familia se ha transformado en remanso para quienes anhelan detener el tiempo y volver a escuchar cada suspiro.

Escondido entre montañas y la densa vegetación del barrio Yahuecas, existe un lugar paradisíaco que invita al contacto con la naturaleza, promueve la conversación distendida, la reflexión histórica y, como si fuera poco, a degustar un amplio abanico culinario de sabores.

Se trata de la Hacienda Luz de Luna en Adjuntas, pueblo donde tal vez hay más haciendas por milla cuadrada que en el resto de los municipios de la isla de Puerto Rico.

El lugar, situado a media hora del corazón adjunteño, es predominantemente habitado por árboles de longeva edad y una familia que los custodia como si fueran niños acabados de nacer.

Al llegar los recibirá el abogado y mediador de profesión, Edric Vivoni Farage, su esposa Luz de Selenia Rivera Siaca de Vivoni y su hijo, el afamado Chef Ventura Vivoni, quienes lo invitarán a pasar un rato intrínsecamente especial.

Un receso que le permitirá distraerse del paisaje de cemento, la voz del ruido y la estridencia de las preocupaciones diarias.

Conspiración del destino

Según confiesa Vivoni Farage, desde pequeño ha sido un ferviente aficionado de la agricultura, aunque además le apasiona pintar, escribir, inventar y -sobre todo- conversar.

Mas junto a su esposa e hijo, ha logrado construir un rincón propicio para estos y otros tantos delirios.

Este espacio le permitirá distraerse del paisaje de cemento, la voz del ruido y la estridencia de las preocupaciones diarias.
Es ahí, precisamente, donde el apalabrado abogado de la naturaleza deleita, sin agobiar, a los visitantes que reservan su espacio para explorar la magia de esta venerable hacienda, con 375 cuerdas de terreno.

Para disfrutar la experiencia, los visitantes deben primeramente reservar su espacio a través de la línea telefónica o haciendaluzdeluna.com.

Una vez en el lugar, se les invitará a una copa de sangría tropical y una serie de cómodas travesías que transitan desde la botánica a la gastronómica y de allí a la histórica.

La hacienda cuenta con una casa de madera de cinco dormitorios y espacios para sala, comedor, balcones espaciosos, una terraza y una cómoda cocina de 22 pies de diámetro y 14 de alto.

“Esta es nuestra residencia y la ofrecemos a nuestros visitantes para que disfruten de un espacio único”, explicó Luz de Selenia -la inequívoca anfitriona- como antesala a la presentación del licenciado Vivoni, que a su vez precede el ofrecimiento gastronómico de su hijo Ventura.

Por sí sola, la travesía gastronómica a cargo del chef Ventura Vivoni bien merece el viaje por la serpentina carretera hasta la altura de Yahuecas.

No obstante, el mayor atributo de la propiedad radica en que es parte de un ofrecimiento especial para visitantes locales e internacionales que gustan de una experiencia diferente a la de las metrópolis.

“El que viene aquí viene a pasar por una experiencia que le permita pasar un momento agradable que recargue baterías y regrese a su casa restaurado”, explicó el director regional de Porta Caribe, José Alberto Reyes Feliciano, quien personal y profesionalmente endosa el paraje.

La travesía

Para que los visitantes tengan la mayor familiaridad posible con la hacienda y sus compañeros de travesía, su primer encuentro se realiza en una terraza con altísimo techo de madera y paredes de exótica flora.

Y allí, en el centro del grupo y la conversación, colocan una muestra de la cosecha de limones y sidras -de cinco a seis libras cada uno- lo que de inmediato provoca la plática abierta sobre el estado de la agricultura nacional.

Posteriormente se realiza un breve recorrido por las estaciones de árboles diversos, que incluyen desde jobos, ficus y sidra, hasta limón, neem, maga, almácigo, capulín, cedro, cacao, canela, violeta y tantos otros.

Algunos de los imponentes árboles de la hacienda han sido sembrados por el propio Vivoni Farage, quien adquirió la finca en 1964.

Algunos de estos han sido sembrados por el propio Vivoni, desde que la familia heredó la finca en 1964.

En el ínterin, además, el innato historiador lleva a sus invitados por los predios de una planta procesadora de frutos que sirve para el envase de productos diversos, que van desde mermeladas a dulces típicos de Puerto Rico.

“Esta es nuestra residencia y la ofrecemos a nuestros visitantes para que disfruten de un espacio único”, explicó Luz de Selenia, la inequívoca anfitriona.

El recorrido, cómodo e interactivo, evoluciona a cada paso de la vereda con datos altamente curiosos sobre la flora del país y jocosos relatos que en más de una ocasión lo harán descontrolarse de la risa. Algo que Ventura Farage domina con exquisito arte.

Mas como premio al esfuerzo por la caminata bajo el sol o firmamento “encancaranublado”, a escasos metros encontrará la espaciosa terraza comedor del Restaurarte Vida Ventura, donde los visitantes se sientan para degustar los platos del día, confeccionados con los productos acabados de cosechar y de acuerdo al menú que de antemano acuerdan con los comensales, sean vegetarianos o carnívoros.

Esta vivencia, por sí sola, bien merece el viaje por la serpentina carretera hasta la altura de Yahuecas.

Al final, y tras un aplaudido banquete, Vivoni Farage vuelve a invitarlos -con o sin café en mano- a una breve charla sobre historia en la que brinda la oportunidad a los presentes de ganar un premio, si logran contestar una pregunta.

Cada manjar es confeccionado con productos del país. “Queríamos hacer algo diferente, algo que me diera satisfacción como Chef y que le ofreciera una experiencia agradable, única y al mismo tiempo educativa a nuestros visitantes”, dijo por su parte el Chef Vivoni.

La Hacienda Luz de Luna ubica en el kilómetro 73.3 de la carretera PR-135, del barrio Yahuecas en Adjuntas.

Foto: Ludwig Medina

The following two tabs change content below.
Publicación autorizada por el Administrador del Portal. Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco. Creador de la tirilla Filito publicada durante quince años en el diario Nuevo Día y diarios de países de habla hispana en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Autor de doce libros entre los que se destacan Filito at Large, Filito el Libro, Diccionario Real de la Lengua, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV y Bendiciones Cristianas Vols I-II.

Últimas Publicaciones de Lionel Valentín Calderón (Verlas todas)

Deja un comentario