La India Dormida, leyenda de Caguas

Comparte la experiencia en tus Redes Sociales

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

La India dormida

Taína, hija de una hermana del cacique Caguax, allá en los Valles del Turabo. Todos la llamaban Flor del Aire, y la conocían como a una mujer sencilla pero rebelde: herencia de su raza fuerte, que lucho contra los conquistadores españoles durante años. Lo que menos imaginaba Taína, era que se enamoraría perdidamente de uno de los oficiales españoles que sometía a su pueblo. Fueron las montañas de los mencionados valles los que los jóvenes amantes tomaron como punto de encuentro.

Yaraví, el más bravo de los jóvenes de su tribu estaba pérdidamente enamorado de Taína, desesperado por no ser amado por la Flor del Aire se suicidó lanzándose desde lo alto de una montaña ante los ojos desorbitados de su amada.

El joven militar tuvo que alejarse de la Isla, prometiéndale a su enamorada que volvería por ella. No se sabe por qué, mas nunca regresó, la india, fiel amante, a las montañas acudía a llorar la muerte del guerrero y en espera de su amado hasta que el cansancio de la inútil espera le venció y dormida se quedó en las montañas de tanto llorar.

Los dioses del cielo taíno, compadecidos, para perpetuar esta triste historia de amor, en testimonio de la fidelidad del amor de la Taína petrificaron su cuerpo y su figura yaciente se divisa en la formación de los propios montes.

Si viajas de San Juan a Caguas, en la autopista 52 hacia el sur, de seguro verás su silueta fiel todavía a la espera de su amado.

 

¿Te resultó interesante?

suscribete a aqui esta puerto rico

Deja un comentario

Publicaciones que pueden ser de interés para ti