La Orden Ejecutiva de Roosevelt sobre la Isla

Comparte la experiencia en tus Redes Sociales

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

La Orden Ejecutiva de Roosevelt sobre la Isla

Mientras en Puerto Rico se sigue el ajetreado debate político, desde Washington llega la noticia de que el presidente Franklin Delano Roosevelt ha decidido sacar a Puerto Rico de la injerencia del Negociado de Asuntos Insulares del departamento de la Guerra, y colocarlo bajo la nueva División de Territorios y Posesiones Insulares del departamento del Interior. De manera que cesa el departamento de la Guerra de entender en los asuntos de Puerto Rico, como lo viene haciendo desde 1909. Interior maneja ahora, además de los asuntos de Puerto Rico, los de sus otras posesiones: Alaska, Hawaii e Islas Vírgenes. El departamento de la Guerra sigue atendiendo los de las Filipinas. La orden presidencial es recibida con alborozo en todos los sectores de la Isla. Y también es tomada como balón político. Expresamente, establece la orden de Roosevelt firmada el 29 de mayo de 1934:

«
Por Cuanto, la Sección XVI de la Ley del 3 de marzo de 1933 que permite las reorganizaciones dentro de la rama ejecutiva del Gobierno requiere que el Presidente investigue para determinar qué reorganizaciones son necesarias para realizar los fines del Gobierno que en la Sección se estipulan y autoriza al Presidente a hacer tales reorganizaciones; y,

Por Cuanto, después de una investigación, encuentro y declaro que el establecimiento de la División de Territorios y Posesiones Insulares en el Departamento del Interior y el traspaso a esa División de las funciones del Negociado de Asuntos Insulares del Departamento de la Guerra es necesario para llevar a cabo los fines de dicha Sección XVI;

POR LO TANTO, en virtud de la autoridad que me confiere la expresada Sección XVI de la Ley del 3 de marzo de 1933, ordeno que una División que se conocerá con el nombre de División de Territorios y Posesiones Insulares sea, y por la presente es establecida en el Departamento del Interior; y ordeno además que todas las funciones del Negociado de Asuntos Insulares juntamente con su personal, records, materiales y equipos y propiedades de todas clases y los balances no invertidos de las asignaciones o concesiones que existen en Washington o en cualesquiera otras partes, pertenecientes a o conectados con la Administración del Gobierno de Puerto Rico sean y por la presente son transferidos del Departamento de la Guerra a la División de Territorios y Posesiones Insulares del Departamento del Interior para ser administrados bajo la supervisión del Secretario del Interior.

Esta orden se hará efectiva de acuerdo con las disposiciones de la Sección 1, Título III de la Ley del 20 de marzo de 1933, disponiéndose que en caso de que el Presidente crea necesario en interés de la economía requerir que el traspaso sea demorado más allá de la fecha en que esta orden debe entrar en vigor, podrá, ejerciendo su discreción, fijar la fecha en que será efectiva y podrá, por causa parecida, aplazar dicha fecha de tiempo en tiempo
».

El comisionado residente Iglesias Pantín alaba la decisión presidencial, afirmando que la colocación de la Isla bajo la dirección de un departamento civil federal «acerca a la Isla a la Unión Federal», y en ese sentido anticipa la radicación de un proyecto de estadidad para Puerto Rico. Por su parte, el senador liberal Muñoz Marín al elogiar también la decisión, cataloga al departamento del Interior como uno de los más liberales del gobierno federal, afirmando que el traspaso coloca a la Isla «directamente bajo la operación del ‘New Deal’». Pero asegura que el traspaso no representa en manera alguna un paso hacia la estadidad para la Isla.

¿Te resultó interesante?

suscribete a aqui esta puerto rico

Deja un comentario