2 de Crónicas 10: Rebelión de Israel.

2 de Crónicas 10:1 La ruptura de la unidad nacional. Rebelión de Israel. Roboam fue a Siquem, porque en Siquem se había reunido todo Israel[a] para hacerlo rey.

Estos versículos marcan el inicio de la sección principal de 2 Crónicas, que versa sobre los gobernantes del reino del sur, de Judá. El segundo libro de Crónicas no relata los acontecimientos del reino del norte, de Israel. El autor de Crónicas y el pueblo de Judá consideraban a los descendientes de David como los verdaderos reyes de Israel. Por esta razón, 2 Crónicas frecuentemente se refiere a Judá como «Israel», mientras en Reyes «Israel» es el reino del norte y «Judá» designa al reino del sur. El sucesor de Salomón fue Roboam.

Normalmente la coronación de un rey israelita se habría llevado a cabo en Jerusalén, la ciudad capital. Pero Roboam vio que existía la posibilidad de que surgieran problemas en el norte. Por lo tanto, para mantener su control sobre el país, escogió Siquem, una ciudad ubicada aproximadamente a 56 km al norte de Jerusalén. Siquem era un lugar donde, desde mucho tiempo atrás, se llevaban a cabo los pactos.

El seguir un mal consejo puede causar desastres. Roboam perdió la oportunidad de gobernar un reino unido y en paz debido a que rechazó el consejo de los asesores ancianos de Salomón, y prefirió el de sus amigos. Roboam cometió dos errores al buscar consejo:

(1) No consideró las sugerencias de aquellos que conocían la situación mejor que él, y

(2) no pidió a Dios sabiduría para discernir cuál era la mejor opción.

Es fácil seguir el consejo de los amigos porque a menudo sienten lo mismo que nosotros, pero su visión puede estar limitada. Es importante escuchar cuidadosamente a aquellos que tienen mayor experiencia que nosotros. Ellos pueden ver el panorama completo.

2 de Crónicas 10:2 Cuando lo supo Jeroboam hijo de Nabat, el cual estaba en Egipto, adonde había huido a causa del rey Salomón, volvió de Egipto,

¿Por qué estaba Jeroboam en Egipto? El profeta Ahías predijo que Israel se dividiría en dos y que Jeroboam sería rey del norte. Cuando Salomón supo de esta profecía, trató de matar a Jeroboam, y este se vio forzado a huir a Egipto.

2 de Crónicas 10:3 pues habían enviado a llamarle. Vino, pues, Jeroboam con todo Israel, y hablaron a Roboam diciendo:

2 de Crónicas 10:4 –Tu padre agravó nuestro yugo; alivia ahora algo de la dura servidumbre y del pesado yugo con que tu padre nos apremió, y te serviremos.

2 de Crónicas 10:5 Él les dijo: –Volved a mí de aquí a tres días. Y el pueblo se fue.

2 de Crónicas 10:6 Entonces el rey Roboam consultó con los ancianos que habían estado delante de Salomón, su padre, cuando este vivía, y les dijo: –¿Qué me aconsejáis vosotros que responda a este pueblo?

2 de Crónicas 10:7 Ellos le contestaron diciendo: –Si te conduces humanamente con este pueblo, lo tratas bien y le hablas con buenas palabras, ellos te servirán siempre.

Pages: 1 2 3 4 5

Categorías: Antiguo Testamento y Segunda de Cronicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *