Archivos relacionados con Proverbios

Proverbios 1: Motivo de los proverbios

Pro 1:1 Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel. Aquí se identifica el libro junto a su autor principal. Sin embargo, no da a entender que todos los proverbios pertenecen a Salomón, cuyo papel ha sido no solamente el de autor, sino también el de compilador. Leemos que éste «compuso» tres mil proverbios. En Seguir Leyendo

Proverbios 2: Excelencias de la sabiduría

Proverbios 2:1 Hijo mío, si recibieres mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti, Si se cumple con los tres «si» (versículos 1, 3, 4), lograrán descubrir el glorioso tesoro de la sabiduría (versículo 4) y el conocimiento de Dios (versículo 5). Proverbios 2:2 Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinares tu corazón Seguir Leyendo

Proverbios 3: Cómo vivir bien

Provervios 3:1 Hijo mío, no te olvides de mi ley, y tu corazón guarde mis mandamientos; La Ley (Torá), el nombre judío del Pentateuco, cuyo significado literal es «enseñanza», constituye el fundamento de la rectitud. La expresión «mi ley», asumiendo que aún habla el padre, alude a los principios que rigen la vida familiar; cercanos a los Seguir Leyendo

Proverbios 4: La alta y constante prioridad de la sabiduría

Proverbios 4:1 Oíd, hijos, la enseñanza de un padre, Y estad atentos, para que conozcáis cordura. El padre que aconseja cita el consejo de su propio padre. Aconsejar es un legado que debe ser perpetuado. Lo que sigue no es una mera colección de adagios sobre la buena conducta, sino una seria exhortación a buscar la sabiduría. Seguir Leyendo

Proverbios 5: Amonestación contra la impureza

Proverbios 5:1»Hijo mío, está atento a mi sabiduría[b] e inclina tu oído a mi inteligencia, Proverbios 5:2 para que guardes discreción y tus labios conserven la ciencia. Proverbios 5:3 Los labios de la mujer extraña destilan miel y su paladar es más suave que el aceite,[c] La vívida imagen de la mujer seductora concluye con una advertencia. Seguir Leyendo

Proverbios 6: Amonestación contra la pereza y la falsedad

Pro 6:1 «Hijo mío,[a] si has salido fiador por tu amigo o le has empeñado tu palabra a un extraño, Pro 6:2 te has enredado con las palabras de tu boca y has quedado atrapado en los dichos de tus labios.[b] Pro 6:3 Haz esto ahora, hijo mío, para librarte, ya que has caído en manos de Seguir Leyendo

Proverbios 7: Artimañas de la ramera

Proverbios 7: 1 «Hijo mío, guarda mis razones y atesora para ti mis mandamientos. Proverbios 7:2 Guarda mis mandamientos y vivirás, y guarda mi enseñanza como a la niña de tus ojos.[a] Proverbios 7:3 Átalos a tus dedos, escríbelos en la tabla de tu corazón.[b] Proverbios 7:4 Di a la sabiduría: «Tú eres mi hermana»,[c] y llama Seguir Leyendo

Proverbios 8: Excelencia de la Sabiduría

Proverbios 8:1 Excelencia de la Sabiduría[a] ¿Acaso no clama la Sabiduría y alza su voz la inteligencia?[b] La sabiduría, en lugar de esconderse o pretender ocultarse, lanza su apelación desde las alturas, las encrucijadas y la entrada de la ciudad; todos lugares públicos. El llamado de la sabiduría se contrasta con el de la adúltera del capítulo Seguir Leyendo

Proverbios 9: La Sabiduría edifica la casa

Proverbios 9:1 La sabiduría edificó su casa, Labró sus siete columnas. Las siete columnas son en sentido figurado. No se refieren a siete principios de la sabiduría. En la Biblia, el número siete representa totalidad y perfección. Este versículo establece poéticamente que la sabiduría no carece de nada: es completa y perfecta. La sabiduría y la insensatez Seguir Leyendo

Proverbios 10: Segunda colección: Proverbios de Salomón

Proverbios 10:1 Segunda colección: Proverbios de Salomón (primera serie) (10.1–22.16) Los proverbios[a] de Salomón.[b] El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es la tristeza de su madre.[c] Los proverbios de Salomón : Esta sección incluye una colección de lo que seguramente son enseñanzas originales de Salomón, no meramente proverbios compilados por él de otras Seguir Leyendo