Ester 3: Conspiración de Amán

Ester 3:1 Después de estas cosas el rey Asuero engrandeció a Amán hijo de Hamedata agagueo, y lo honró, y puso su silla sobre todos los príncipes que estaban con él.

Después de estas cosas : Indica un período indefinido de hasta cinco años. Amán es promovido a una alta posición ejecutiva.

Ester 3:2 Y todos los siervos del rey que estaban a la puerta del rey se arrodillaban y se inclinaban ante Amán, porque así lo había mandado el rey; pero Mardoqueo ni se arrodillaba ni se humillaba.

La determinación de Mardoqueo provenía de su fe en Dios. No efectuó una encuesta de opinión antes de decidir cuál era el curso más seguro o popular a seguir; por el contrario, tuvo el valor de enfrentar las circunstancias solo. Los que hacen lo correcto no siempre hacen lo que es popular. Es posible que los que hacen el bien sean la minoría, pero obedecer a Dios es más importante que obedecer a la gente.

Mardoqueo se negó a inclinarse ante Amán. A veces, en señal de respeto, los judíos sí se inclinaban ante autoridades del gobierno. Pero los antepasados de Amán eran antiguos enemigos de los judíos. Israel había recibido de Dios la orden «borrarás la memoria de Amalec debajo del cielo». Mardoqueo nunca se arrodillaría delante del perverso Amán y, con este acto, reconocerlo como un dios. Los tres amigos de Daniel tenían las mismas convicciones. Debemos adorar sólo a Dios. Nunca debemos permitir que una persona, institución o gobierno tome el lugar de Dios. Cuando alguien demanda lealtad o deberes de usted que no honran a Dios, no ceda. Puede ser el momento de tomar una postura firme.

Ester 3:3 Y los siervos del rey que estaban a la puerta preguntaron a Mardoqueo: ¿Por qué traspasas el mandamiento del rey?

Fue echada . . . la suerte : Posiblemente, a fin de determinar el mejor momento para llevar a cabo los planes de Amán.

Ester 3:4 Aconteció que hablándole cada día de esta manera, y no escuchándolos él, lo denunciaron a Amán, para ver si Mardoqueo se mantendría firme en su dicho; porque ya él les había declarado que era judío.

Ester 3:5 Y vio Amán que Mardoqueo ni se arrodillaba ni se humillaba delante de él; y se llenó de ira.

Por qué quería Amán destruir a todos los judíos sólo por la acción de un hombre?

(1) Amán era un agagueo, descendiente de Agag, rey de los amalecitas; los amalecitas eran antiguos enemigos de Israe; el odio de Amán no estaba dirigido sólo contra Mardoqueo, sino contra todos los judíos.

(2) Como segundo al mando en el imperio, Amán amaba su poder y su autoridad, y la reverencia que se le mostraba; sin embargo, los judíos miraban a Dios como su autoridad final y no a cualquier hombre. Amán se dio cuenta de que la única manera de cumplir sus deseos soberbios era matando a aquellos que hacían caso omiso de su autoridad. Su búsqueda de poder personal y su odio por la raza judía lo consumió.

Amán disfrutaba el poder y prestigio de su posición, y se enfureció cuando Mardoqueo no respondió con la esperada reverencia. La ira de Amán no fue sólo hacia Mardoqueo, sino a lo que él representaba: la dedicación de los judíos a Dios como la única autoridad digna de reverencia. La actitud de Amán era prejuiciosa: odiaba a un grupo de gente debido a una diferencia en sus creencias o cultura. El prejuicio crece de la soberbia personal, al considerarse uno mismo mejor que otros. Al final, Amán fue castigado por su actitud arrogante. Dios juzgará severamente a aquellos que tienen prejuicios o que muestran una actitud soberbia hacia los demás.

Pages: 1 2 3

Categorías: Antiguo Testamento y Ester.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *