Isaías 8: Nueva profecía del final de la coalición de Siria e Israel

Isaías 8:1 Sea Jehová vuestro temor[a] Me dijo Jehová: –Toma una tabla grande y escribe en ella con caracteres legibles tocante a Maher-salal-hasbaz.[b]

Isaías vuelve al tema del juicio contra Siria e Israel. Véase la nota a 7.3, 4. Por medio de una biografía profética, el Señor hace énfasis en que Asiria pondrá fin al asedio de Judá.

Isaías 8:2 Y junté conmigo por testigos fieles al sacerdote Urías y a Zacarías hijo de Jeberequías.[c]

Dos testigos se requerían según la ley. Parece que Urías era el jefe de los sacerdotes, y Zacarías el suegro del rey Acaz, el cual representaba a la alta jerarquía.

Isaías 8:3 Me llegué a la profetisa,[d] la cual concibió y dio a luz un hijo. Y me dijo Jehová: «Ponle por nombre Maher-salal-hasbaz.

Y me llegué : Frecuentemente alude a la unión sexual, por lo que la profetIsaías se convirtió en mujer de Isaías. El nombre que se le puso al niño constituía una profecía de que pronto Asiria saquearía a Siria e Israel, enemigos de Judá.

Isaías 8:4 Porque antes que el niño sepa decir “padre mío” y “madre mía”, será quitada la riqueza de Damasco y los despojos de Samaria delante del rey de Asiria».

Estos versículos predicen la caída de Siria e Israel. Siria cayó ante Asiria en 732 a.C. e Israel la siguió en el año 722 a.C. Isaías colocó su mensaje en una tabla en un lugar público con letras grandes para que todos lo leyeran. Dios quería advertir a todo su pueblo.

Isaías 8:5 Otra vez volvió Jehová a hablarme, diciendo:

Isaías 8:6 «Por cuanto desechó este pueblo[e] las aguas de Siloé,[f] que corren mansamente, y se regocijó con[g] Rezín y con el hijo de Remalías,[h]

Este pueblo (Israel) se enfrentaba a una alternativa: coexistencia pacífica con Asiria ( las aguas . . . que corren mansamente ) , o la rebelión de Rezín y Peka. La segunda opción contrariaba la voluntad de Dios y atraía el juicio.

Siloé: Una referencia a las aguas purificadoras de un estanque cercano a Jerusalén, símbolo del consejo de Dios, las cuales se comparan con las aguas del éufrates. Como Judá rechazó la Palabra de Dios, la furia de Asiria caerá sobre ella.

Isaías 8:7 he aquí, por tanto, que el Señor hace subir sobre ellos aguas de ríos, impetuosas y abundantes: al rey de Asiria con todo su poder. Él rebasará todos sus ríos y desbordará sobre todas sus riberas;

Isaías 8:8 y, pasando por Judá, inundará y seguirá creciendo hasta llegar a la garganta. Luego, extendiendo sus alas, llenará la anchura de tu tierra, Emanuel.[i]

«Las aguas de Siloé, que corren mansamente» se refiere al cuidado tierno y constante de Dios. Debido a que Judá rechazó la protección amorosa de Dios al buscar la ayuda de otras naciones, Dios la castigaría. Vemos dos atributos distintos de Dios: amor e ira. Olvidar su amor y dirección trae como resultado el pecado y provoca su ira. Debemos reconocer las consecuencias de nuestras elecciones. Dios quiere protegernos de las malas decisiones, pero nos sigue dando la libertad para tomarlas.

El corazón del Imperio Asirio estaba localizado entre los ríos Tigris y Eufrates. Este desbordamiento del río es una forma poética de describir la fuerza arrolladora del ejército asirio.

Pages: 1 2 3 4 5

Categorías: Antiguo Testamento y Isaias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *