Miqueas 6: La corrupción de Israel y la misericordia de Dios

Miqueas 6:1 Jehová pleitea con Israel[a] «Oíd ahora lo que dice Jehová: ¡Levántate, pelea contra los montes y oigan los collados tu voz![b]

Dios presenta cargos contra su pueblo, con los montes , los collados , y los fuertes cimientos de la tierra , como testigos.

Aquí Miqueas describe un tribunal. Dios, el juez, dice a su pueblo lo que demanda de él y declara todas las formas en las que lo han dañado a El y a los demás. Los capítulos cuatro y cinco están llenos de esperanza, los capítulos seis y siete proclaman el castigo y hacen un llamado para que el pueblo se arrepienta.

Miqueas 6:2 Oíd, montes y fuertes cimientos de la tierra, el pleito de Jehová, porque Jehová tiene un pleito con su pueblo y altercará con Israel.[c]

Dios llamó a las montañas para que confirmaran la culpabilidad del pueblo. Las montañas servirían como testigos excelentes, ya que fue en «los santuarios de las colinas» donde el pueblo había construido altares paganos y habían realizado sacrificios a los dioses falsos

Miqueas 6:3 »Pueblo mío, ¿qué te he hecho o en qué te he molestado? Di algo en mi contra. Miqueas

El pueblo nunca podría responder a esta pregunta debido a que Dios no había hecho nada malo. Al contrario, había sido excesivamente paciente con él, siempre lo había guiado con amor y le había dado la oportunidad de que regresara a El. Si Dios le hiciera esta pregunta: ¿Qué le he hecho yo a usted? ¿Cuál sería su respuesta?

6:4 Te hice subir de la tierra de Egipto, te redimí de la casa de servidumbre y envié delante de ti a Moisés, a Aarón y a María.

Miqueas 6:5 Pueblo mío, acuérdate ahora qué aconsejó Balac, rey de Moab, y qué le respondió Balaam hijo de Beor, desde Sitim hasta Gilgal,[d] para que conozcas las justicias de Jehová.[e]

La historia de Balac y Balaam se encuentra en Números 22-24. Sitim era el campamento de los israelitas, al oeste del río Jordán, antes de entrar a la tierra prometida. Allí el pueblo recibió muchas de las instrucciones y promesas de Dios acerca de la forma en la que debían vivir. Gilgal, su primer campamento después de cruzar el Jordán, fue en donde el pueblo renovó su pacto con Dios. Estos dos lugares representan la protección amorosa de Dios a su pueblo, su disposición tanto para bendecirlos en gran manera como para advertirles acerca de los problemas potenciales. En los días de Miqueas el pueblo se había olvidado de este pacto y de sus bendiciones y se había apartado de Dios.

Miqueas 6:6 »¿Con qué me presentaré ante Jehová y adoraré al Dios

Estos versículos son la respuesta de Israel a los cargos que le imputa Jehová; en ellos se arguye ignorancia y se le pregunta a Jehová sobre lo que considera aceptable. La respuesta explícita es que nada se considera aceptable si no se hace justicia, se ama la misericordia y se acepta la voluntad de Dios; o sea, si no se mantiene una correcta relación con Dios y con el prójimo. El pasaje también muestra lo inadecuado de todo el sistema de sacrificios, si el ritual no va acompañado de una fe obediente Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año?

Pages: 1 2 3 4 5

Categorías: Antiguo Testamento y Miqueas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *