Números 5: Todo inmundo es echado fuera del campamento

Núm 5:1 Jehová habló a Moisés, diciendo:

Núm 5:2 Manda a los hijos de Israel que echen del campamento a todo leproso, y a todos los que padecen flujo de semen, y a todo contaminado con muerto.

Leproso: Se habla en detalle de la cuarentena por lepra. La causa probable del flujo de semen era algún tipo de infección. No era necesaria la cuarentena. En el campamento se imponía un mayor rigor debido a la sagrada presencia de Dios en el tabernáculo. Contaminado con muerto : De esto se habla más extensamente. Debe asumirse que la cuarentena sólo duraba mientras no era removida la contaminación por lepra, por flujo de semen o por muerto.

Núm 5:3 Así a hombres como a mujeres echaréis; fuera del campamento los echaréis, para que no contaminen el campamento de aquellos entre los cuales yo habito.

Núm 5:4 Y lo hicieron así los hijos de Israel, y los echaron fuera del campamento; como Jehová dijo a Moisés, así lo hicieron los hijos de Israel.

Ley sobre la restitución

Núm 5:5 Además habló Jehová a Moisés, diciendo:

Núm 5:6 Di a los hijos de Israel: El hombre o la mujer que cometiere alguno de todos los pecados con que los hombres prevarican contra Jehová y delinquen,

Los pecados : Ofensas cometidas contra Jehová que provocan en los seres humanos un sentimiento de culpa.

Núm 5:7 aquella persona confesará el pecado que cometió, y compensará enteramente el daño, y añadirá sobre ello la quinta parte, y lo dará a aquel contra quien pecó.

Núm 5:8 Y si aquel hombre no tuviere pariente al cual sea resarcido el daño, se dará la indemnización del agravio a Jehová entregándola al sacerdote, además del carnero de las expiaciones, con el cual hará expiación por él.(A)

El pecado alude a los aspectos teológicos de la ofensa (la ofensa a Dios), el daño se refiere a los aspectos sociales de la ofensa (ofensa contra otras personas), y la indemnización está relacionada con la dimensión social del pecado, en tanto la expiación tiene que ver con sus dimensiones teológicas.

Núm 5:9 Toda ofrenda de todas las cosas santas que los hijos de Israel presentaren al sacerdote, suya será.

Núm 5:10 Y lo santificado de cualquiera será suyo; asimismo lo que cualquiera diere al sacerdote, suyo será.

Pages: 1 2 3 4

Categorías: Antiguo Testamento y Numeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *