Oseas 1: La esposa infiel de Oseas, y sus hijos

Oseas sirvió como profeta en Israel (el reino del norte) desde 753-715 a.C.

Los últimos seis reyes de Israel fueron especialmente malvados; establecieron impuestos altos, oprimieron a los pobres, fueron idólatras y no tuvieron respeto alguno por Dios. Israel se vio sometido a Asiria y forzado a pagar tributo, lo que le quitó los pocos recursos que le quedaban.

El pueblo de Israel había pecado contra Dios, como una adúltera peca contra su esposo. Era seguro que el castigo caería por vivir sin respeto a Dios ni a sus compatriotas. Oseas vio sucumbir a la nación ante Asiria en el año 722 a.C.

Cuando pecamos ponemos en peligro nuestra relación con Dios, porque faltamos a nuestro compromiso con El. Si bien todos habremos de responder ante Dios por nuestros pecados, os que busquen el perdón de Dios serán salvos del castigo eterno.

Contemporáneo de Jonás (793-753) Amós (760-750) Miqueas (742-687) Isaías (740-681)

Oseas 1:1 Palabra de Jehová que vino a Oseas hijo de Beeri, en días de Uzías,(A) Jotam,(B) Acaz(C) y Ezequías,(D) reyes de Judá, y en días de Jeroboam(E) hijo de Joás, rey de Israel.

Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reinaron en Judá y Jeroboam II en Israel (la región natal de Oseas), lo cual indica que el ministerio de Oseas se prolongó alrededor de 40 años (755-715 a.C.).

Oseas fue profeta en el reino del norte (Israel). Sirvió desde 753 hasta 715 a.C. Bajo Jeroboam II, el reino del norte prosperó materialmente, pero decayó espiritualmente. El pueblo era ambicioso y adoptó la conducta moral y la religión idólatra de sus vecinos cananeos.

El papel de Oseas era mostrar que el reino del norte era infiel a Dios, su “esposo” y proveedor, y se casó con Baal y los dioses de Canaán. Les advirtió que a menos que se arrepintieran de su pecado y se volvieran a Dios, irían a parar a la destrucción. Oseas habló de las características de Dios (su inmenso amor poderoso y su fiera justicia) y cómo esto afectaría sus vidas y los haría regresar a El. Es lamentable, pero el pueblo violó su pacto con Dios y recibirían el castigo que El prometió.

Oseas 1:2 El principio de la palabra de Jehová por medio de Oseas. Dijo Jehová a Oseas: Ve, tómate una mujer fornicaria, e hijos de fornicación; porque la tierra fornica apartándose de Jehová.

Mujer fornicaria : La frase se ha interpretado de tres maneras:

1) como una alegoría que ilustra la relación de Dios con Israel;

2) Gomer cayó en una vida disoluta después que Oseas contrajo matrimonio con ella;

3) Oseas sabía que Gomer era una prostituta cuando se casó con ella. La simple lectura del texto le da la razón al tercer punto de vista.

La razón del llamado divino al profeta se ofrece enseguida: porque la tierra fornica apartándose de Jehová . Desde el principio se establece la conexión entre la experiencia de Oseas y la del Señor con su pueblo; con ello queda puesta la escena para la trama que aborda el libro.

Pages: 1 2 3 4 5 6

Categorías: Antiguo Testamento y Oseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *