Proverbios 5: Amonestación contra la impureza

Proverbios 5:1»Hijo mío, está atento a mi sabiduría[b] e inclina tu oído a mi inteligencia,

Proverbios 5:2 para que guardes discreción y tus labios conserven la ciencia.

Proverbios 5:3 Los labios de la mujer extraña destilan miel y su paladar es más suave que el aceite,[c]

La vívida imagen de la mujer seductora concluye con una advertencia.

Esta «mujer extraña» es una prostituta. Por diferentes razones, Proverbios contiene muchas advertencias en contra de las relaciones sexuales ilícitas. En primer lugar, el encanto de una prostituta se utiliza como un ejemplo de cualquier tentación para hacer el mal o para abandonar la búsqueda de sabiduría. En segundo lugar, la inmoralidad sexual de cualquier tipo fue y sigue siendo extremadamente peligrosa. Destruye la vida familiar. Desgasta nuestra capacidad de amar. Degrada a los seres humanos y los convierte en objetos. Puede ocasionar enfermedades. Puede dar como resultado hijos no deseados. Tercero, la inmoralidad sexual va en contra de la ley de Dios.

Proverbios 5:4 pero su final es amargo como el ajenjo,[d] agudo como espada de dos filos.[e]

Proverbios 5:5 Sus pies descienden a la muerte, sus pasos se dirigen al seol.[f]

Proverbios 5:6 Sus caminos no son firmes: no los conoce, ni considera el camino de la vida.

Proverbios 5:7 »Ahora pues, hijos, escuchadme y no os apartéis de las razones de mi boca.[g]

Proverbios 5:8 Aleja de ella tu camino y no te acerques a la puerta de su casa,[h]

Toda persona debería estar en guardia en contra de los que usan la adulación o zalamería (labios que destilan miel) que la llevará a pecar. El mejor consejo es tomar un desvío y aun evitar la conversación con tales personas.

Proverbios 5:9 no sea que des tu honor a extraños, y tus años a alguien cruel;[i]

Ignorar la advertencia del versículo 8 trae consigo remordimiento y miseria.

Proverbios 5:10 o no sea que los extraños se sacien de tu fuerza, que tus trabajos queden en casa ajena[j]

Proverbios 5:11 y que gimas al final, cuando se consuma tu carne y todo tu cuerpo,[k]

Al final de su vida, será muy tarde para pedir consejo. Cuando el deseo se activa plenamente, la gente no quiere consejo, sino satisfacción. El mejor momento para aprender sobre los peligros y el disparate de ir tras las relaciones sexuales ilícitas (o cualquier cosa perjudicial) es mucho antes de que aparezca la tentación. Es más fácil resistir si la decisión ya se ha tomado de antemano. No espere para ver qué sucede. Prepárese para la tentación y decida ahora lo que hará cuando tenga que enfrentarla.

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8

Categorías: Antiguo Testamento y Proverbios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *