Los Puentes de Puerto Rico

La transportación es una actividad indispensable para el funcionamiento de las sociedades especializadas al llevar a coincidir a las personas con los respectivos lugares de trabajo, residencia o recreación, a los productos con los mercados, y a las materias primas con los lugares de manufactura.
Los Puentes de Puerto Rico

Luis Pumarada O’Neill– El puente se interpone entre las dos cosas que son su razón de ser y de estar donde está: el obstáculo sobre el cual atraviesa y el sistema de transportación al cual sirve. Un puente es una estructura que permite el paso continuo sobre un cuerpo de agua, sobre un abismo o depresión, o sobre otras estructuras. Puede usarse para el paso de peatones, vehículos, canales o tuberías. Si no salva un cuerpo de agua comparable a su tamaño el puente es llamado viaducto.

Hay puentes de carreteras, aunque también hay puentes de ferrocarril. En ambos casos los puentes no son proyectos aislados sino partes de un sistema, y se diseñan y construyen dentro del contexto y del presupuesto del sistema y la ruta a la cual sirven. El puente de carreteras tiene que verse como parte de una carretera, del sistema de carreteras, y aún como parte del esquema general de transportación del país, ya que en diferentes épocas se han usado otras alternativas, tales como barcazas de río, barcos costeros y ferrocarriles.

Importancia de los puentes y carreteras

La transportación es una actividad indispensable para el funcionamiento de las sociedades especializadas al llevar a coincidir a las personas con los respectivos lugares de trabajo, residencia o recreación, a los productos con los mercados, y a las materias primas con los lugares de manufactura. Esta actividad es determinante para la estructura socioeconómica y geográfica de los países y crítica para la economía. Los puentes son esenciales en todo sistema de transportación terrestre. Las alternativas para salvar obstáculos, como son el uso de vados o ancones en loscnices·de los ríos, no son ca paces de dar el servicio constante ni pueden atender el volumen de tráfico que un puente.

En cuanto a su importancia ingenieril, los puentes son una prueba difícil para diseñadores y constructores. La altura de algunos puentes y las anchas corrientes que atraviesan otros los convierten en problemas de construcción de considerable envergadura. Las condiciones de apoyo y subsuelo son a menudo difíciles. La ubicación de muchos puentes es, por necesidad, precisamente en los lugares menos indicados para la longevidad de cualquier estructura: expuestos a golpes de agua, salitre, desprendimientos de taludes, socavación por erosión, y otras condiciones que normalmente se trata de evitar. Esas onerosas condiciones, junto a las limitaciones de presupuesto y la exposición a terremotos y vientos, que los acosan al igual que a toda estructura, hacen que los puentes se encuentren entre las obras de ingeniería que más frecuentemente fallan en caso de huracanes y crecientes. El desastre más sonado relacionado a un puente en Puerto Rico ha de haber sido el del puente sobre la desembocadura del río Grande de Arecibo, el cual desapareció bajo una creciente cuando se preparaban las ceremonias de su inauguración en 1916.

En términos sociales e históricos podemos argumentar que los puentes han sido más indispensables y significativos en la vida cotidiana de los ciudadanos de épocas anteriores que muchas otras estructuras que estamos acostumbrados a ver como monumentos históricos. La persona que iba a la alcaldía una vez al año y a la iglesia una vez a la semana cruzaba el puente dos veces al día para realizar las labores con que devengaba sus ingresos para sostener a su familia y contribuir a la economía del país, al gobierno y a la iglesia.

NOTA: En la foto vemos vadeando un río en carretón de bueyes. Fue necesario usar una segunda yunta de bueyes para poder cruzar en este paso sin puente. 1910.

También te puede interesar

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario

Luis F Pumarada O'Neill

Nacido en Río Piedras, Puerto Rico, un 30 de mayo de 1943. Ph. D. en Sistemas Urbanos y Planificación de Políticas de Northwestern University, Evanston, Illinois (1986). Maestría en Ciencias en Tecnología de la Arquitectura de la Universidad de Columbia, Nueva York (1969) Licenciatura en Ingeniería Civil con especialización en Estructuras de la Universidad de Puerto Rico, Mayagüez. ü Campus ez (1966).

Publicaciones Recientes

Publicaciones Recientes