La paradoja de la abundancia

A mi hermano Luis López Ortiz quien me ha compartido su sabiduría sobre estas cosas…

«The paychecks of most Americans rank us among the wealthiest people on earth. Yet most of us never accumulate any substantial wealth, and even worse, are just one or two paychecks away from financial disaster»: The Franklin Prosperity Report

1.

En medio de la recesión que nos agobia
—¡ay! a nosotros, ciudadanos
que otrora vivimos para estúpidas jactancias
del Primer Mundo —
es imprescindible que digamos
que, al menos, el 3.5%  de los habitantes,
vecinos de USAmérica, sí
(conste que yo me excluyo)
son plenamente prósperos,
y sus finanzas siempre estarán seguras.

Digamos… la abundancia posible,
grosura de las naciones / sí, el 3.5% del pueblo
las come y aprendieron a invertir
y a recibir salarios y escamotearse la ocasión
de deudas, gravámenes, impuestos
que les quiten el lucro.

Lucro no es una mala palabra, amigo mío.
Sólo que depende de dónde usted
saque la raja y lucre,  y de a quiénes por tenerlo
se lleva por delante.

… pero en la tarea de hallar, conservar
y acrecentar la riqueza posible, yo aprendí
lo siguiente y puede que ésto no sea suficiente
acorde a estándares de jactancia vigentes.
Para el 3.5%, uno como individuo existe
si gana $100,000 anuales
y paga irrisorios impuestos por ello.
Entonces sí que comienza la riqueza acumulada.

Hay riqueza posible y a la abundancia
(definida de ese modo)
la proteje la frugalidad cotidiana.
Hay que ahorrar aunque uno sea  de los pudientes
y hacerlo en Usamérica no es fácil.
Los pobres  y los clasemedieros compiten
vuctimizadamente por el consumo.
El sistema se ha diseñado, por la publicidad,
para que seamos botaratas y presuntusos
y ese ejemplo de prodigalidad sin virtud
(de tener el ahorro en menos,
de cargarlo todo a la tarjeta de créditos
de loos Grandes Ladrones Bancarios)
ya es lo que se exporta,
lo que se tiene por Sueño Americano
y pretendida «envidia del mundo».

Digo, empero, que la riqueza concreta,
la precisa y dada, está ahí y es posible todavía.
Cuando la publicidad te exhorte a gastar,
a tirar tu salario por la borda,
a comprarte el modelo más lujoso del auto
y el vestido diseñado
para consumo de los caprichosos,
aprenda que es mejor administrar
lo poco que se tiene y sacar
el mayor de los provechos.

No hay nada de malo en ser rico
y en querer abundancia. Y gustar de lo bueno.
Prosperidad  y lucro no son unas malax palabras,
amigo mío. Ni la excelencia tan poco.
Sólo que depende de dónde usted
se recuesta si es que no quiere vivir
dentro de los márgenes de sus propios medios.

II. La búsqueda de soberanía

Prosperidad y soberanía son la misma esencia
y se conciden; dependen una de otra;
pero la soberanía comienza en la conciencia.
Soberanía personal es auto-protegernos,
auto-gestionarnos, porque el enemigo
de la prosperidad está a las puertas
antes que la ocasión de hacernos millonarios.

«The Millionaire Next Door» es sólo propaganda,
simplismo, fantasmas que venden
a los bobos que creen en soñarreras
y en las pajas mentales.

El hombre que autogestiona su soberanía
no tiene por qué manejar carros de lujo
y hacerse esclavo de préstamos
o sacrificios para pagarlos; un lujo no es
necesariamente excelencia, conveniencia
o un valor dichoso y seguro

El costoso abrigo de Cashemer wool
no es lo que forja al monje; Don Vito Genovese
los vestía y no pasaba de ser
si no un sangriento asesino de la Mafia
de Manhattan. Vivir para echarse trapos encima
no viste el espíritu; pero enriquece
a un modisto o a una ajena tienda
en el mercado. La vanidad cuesta mucho
y empobrece a quien paga caro.

El hombre que autogestiona su soberanía
no es apantalladoramente talentoso
(basta que sea prudente y cauto).
Entiende los fundamentos básicos
de cada evento necesario. inevitable y benéfico
sin un diploma doctoral de «brillante  y dotado»
o autoridad suprema en lo académico.

The following two tabs change content below.

Carlos Lopez Dzur

Carlos López Dzur es un narrador, poeta y filósofo, nacido el 1 de septiembre y residente en Orange County, California, desde hace más de 30 años. Caribeño, nprincano, con visión hostosiana y bolivariana, Ph .D. en Filosofía Contemporanea en la Universidad de California, Irvine. Cursó sus estudios de B.A. en Humanidades e Historia Latinoamericana en la Universidad de Puerto Rico; obtuvo dos M. A. 'Summa Cum Laude' en Montana State y San Diego State University. En sus estudios graduados en Filosofía Contemporánea, fue discípulo de los filósofos Dr. Alfred Stern y la Dra. Martha Nussbaum.

Latest posts by Carlos Lopez Dzur (see all)

Pages: 1 2 3 4 5 6 7

Categorías: Artes y Literatura.

Deja un comentario