Barrio de La Candelaria

Así, en la fundación del pueblo de Mayagüez, éste recibió inicialmente un nombre inspirado en la Virgen de La Candelaria, cuya imagen había sido hallada en la playa de Chimisay de la isla de Tenerife en el archipiélago de las Islas Canarias apenas tres siglos y medio antes, cuya devoción había llegado a nuestras playas traída por los numerosos inmigrantes isleños
Barrio de La Candelaria

Federico Cedó Alzamora-El barrio Candelaria es el barrio urbano mayagüezano por excelencia. Toma su nombre de la Santa patrona de Mayagüez, Nuestra Señora la Virgen de la Candelaria al nombre original con que fue fundado Mayagüez, que fue el “Pueblo de Nuestra Señora de la Candelaria”. La Real Orden de la Fundación del pueblo disponía que las calles alrededor de la plaza principal deberían ser designadas con los nombres de los patrones del mismo, así que la calle que lindaba al Norte de la plaza fue designada con el nombre de Calle Candelaria y constituyó el límite Sur del Barrio que lleva ese nombre. Curiosamente, la ermita, la iglesia y la catedral de La Candelaria jamás estuvieron en el barrio de la Candelaria, sino en el barrio de la Salud.

Hay en Puerto Rico muchos barrios y sectores con el nombre de Candelaria en los pueblos de Adjuntas, Arecibo, Barceloneta, Bayamón, Ceiba, Lajas, Mayagüez, Rio Piedras, Toa Alta, Toa Baja y Vega Alta y con nombres como el de Candelero en Humacao, donde hay tres: el Barrio Candelero Arriba, el Barrio Candelero Abajo y la Comunidad Candelero Arriba o sectores como el de Candelaria en el Barrio de Sabana Hoyos. En el pueblo de Juana Díaz, limítrofe de Coamo, hubo una Ermita de La Candelaria en 1798. En 1857 el actual pueblo de Las Marías se constituyó en una parroquia separada auxiliar bajo la advocación de Nuestra Señora la Virgen de La Candelaria de Furnias.

Actualmente se celebra también el Festival de La Candelaria en la Playa Machos, de Ceiba, con despliegues pirotécnicos en el Sector de Tras Talleres del Barrio Santurce de San Juan, la ciudad capital, en el Barrio Los Pollos, de Patillas, donde tradicionalmente desfilan procesiones de fieles llevando cirios encendidos alrededor del pueblo y hasta en las ruinas de la antigua hacienda El Plantaje en Toa Baja.

Así, en la fundación del pueblo de Mayagüez, éste recibió inicialmente un nombre inspirado en la Virgen de La Candelaria, cuya imagen había sido hallada en la playa de Chimisay de la isla de Tenerife en el archipiélago de las Islas Canarias apenas tres siglos y medio antes, cuya devoción había llegado a nuestras playas traída por los numerosos inmigrantes isleños que se avecindaron en Puerto Rico y muy particularmente por los que fundaron sus hogares en el área del sitio de Mayagüez, la cual era venerada en la ermita en torno a la cual había crecido la aldehuela ribereña o población que preexistía como un pequeño caserío apenas organizado a modo de incipiente centro urbano en el lugar en que iba a ser fundado el pueblo. Dicha ermita acabó convirtiéndose en el eje, centro y corazón del poblado que creció a su alrededor y, cuando la iglesia parroquial del nuevo pueblo fue a ser construida junto a ella, se estipuló que la cruz que fuese colocada sobre su puerta principal constituiría, a modo de referencia para los linderos y términos jurisdiccionales del pueblo, el mismo corazón de Mayagüez.

FOTO: Rodríguez Archives

También te puede interesar

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario

Federico Cedo-Alzamora

El licenciado Federico Cedó Alzamora, Asesor del Alcalde en Asuntos Históricos, nació en Mayagüez el 17 de enero de 1939, poeta, profesor, abogado e historiador, el licenciado Cedó Alzamora, Bachiller en Ciencias del Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas de la Universidad de Puerto Rico (Recinto de Mayagüez (1960), fue Presidente del Capítulo de Estudiantes de la Universidad Católica del Congreso Puertorriqueño Anticolonialista (1964) y Miembro de la Junta Editora de la Revista de Derecho Puertorriqueño, de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (1965-1967). Obtuvo su Juris Doctor en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (1967). Se desempeñó como Fiscal Especial de Asuntos Monopolísticos (1968-1975), Procurador General Auxiliar (1975-1982), Secretario Auxiliar de Justicia y Director de la Oficina de Asuntos Monopolísticos del Departamento de Justicia (1983-1991). Fue Miembro de la Junta Editora de la Revista La Toga, del Colegio de Abogados de Puerto Rico (1974), Vicepresidente y Asesor Legal de varias compañías. Ha publicado libros de poesía y de historia, como Mayagüez, Ciudad de las Aguas Puras (2000), El Fundador de Mayagüez (2006) y Orígenes y Fundación de Mayagüez (2010), además de numerosos trabajos de índole histórica.

Publicaciones Recientes

Publicaciones Recientes