Capá prieto

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Cordia alliodora-Boraginaceae- El capá prieto es un árbol siempre verde mediano o grande, de hasta 70 pies de altura, con tronco de 2 pies de diámetro, pero puede alcanzar los 120 pies de altura, con tronco de 3 pies de diámetro. Se caracteriza por su tronco cilíndrico, generalmente libre de ramas por muchos pies; su corteza pardo-grisácea acanalada; sus hojas alargadas, opuestas, de color verde amarillento; y sus abundantes ramilletes de flores blancas, fragantes, cada una como de media pulgada de diámetro. Florece y fructifica con cierta irregularidad, dependiendo de la localidad donde crece. Los árboles en flor son vistosos y se reconocen desde lejos. Las flores fértiles permanecen en el árbol y se tornan pardas. Las frutas son unas nuececillas parecidas a un grano de arroz que permanecen dentro de la flor, la cual luego de secar se desprende y vuela con el viento, los pétalos girando rápidamente como aspas de helicóptero.

El árbol es nativo de las Antillas y desde el sur de México hasta la mitad norte de Sudamérica. Ha sido introducido a la Florida, África y varias islas del Pacífico. Hay plantaciones en Centroamérica, Surinam y Nigeria. En las Islas Galápagos se considera una maleza porque crece rápido y desplaza a las especies nativas. En Costa Rica le llaman árbol de bodas porque los pequeños agricultores de café cortan y venden uno de sus árboles para ayudar a pagar la boda de un familiar. En Puerto Rico crece naturalmente en los llanos costeros, la zona caliza y las montañas hasta los 3000 pies de altitud, a parte de haberse sembrado extensamente en los bosques estatales y para sombra de café. Las plántulas necesitan luz abundante para crecer, por lo que colonizan principalmente áreas abiertas tales como claros en el bosque, pastizales y orillas de caminos.

La albura es crema amarillenta y se distingue fácilmente del duramen, que recién cortado varía de pardo verdoso a oliva, con vetas oscuras en los bordes de los anillos de crecimiento. Con el tiempo el duramen se torna pardo dorado y las vetas oscuras se acentúan. La madera es moderadamente liviana, fácil de trabajar y estable ante los cambios de humedad. La fibra es usualmente recta y la textura y el lustre son medianos. Seca al aire con moderada lentitud y pocos desperfectos. Recién cortada despide un agradable y característico olor a especias. Esta es una de las maderas favoritas de los artesanos y los ebanistas, quienes la usan para muebles, instrumentos de cuerda, tallas, artículos torneados, como superficie para pirograbados y para artesanías diversas. También se usa para restaurar casas antiguas, carpintería y pisos. En el pasado se usó para vigas de puentes y de edificios -incluyendo algunas áreas de La Fortaleza- y para producción de carbón. En otros países se usa para muebles, pisos, puertas, artículos deportivos, botes, remos, postes, puentes y traviesas de ferrocarril.

También te puede interesar

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on delicious

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario

Dr. José A. Mari Mutt

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.

Publicaciones Recientes

Publicaciones Recientes