El Salto de la Encantada

Es cosa sabida en el pueblo , que si la noche de San Juan a las doce de la noche una niña se aventura a ir sola al chorro de la encantada , se le aparecerá Humata peinándose con su peine de oro, le contará su historia y le dará un talismán que la libre de las traiciones y perfidias de los hombres.
El Salto de la Encantada

Decía tía Aleja -una vieja esclava- que en tiempo de los indios vivía por aquí un cacique que solo tenía una hija llamada Humata ,a quien adoraban todos por su belleza y bondad. Cuando llegó el tiempo de prometerla, los ancianos de la tribu, escogieron para ella al guerrero más apuesto y valiente de toda la tribu. Su nombre era Dagüey.

Un mal día el viejo cacique fue mortalmente herido pero logró designar a su sucesor antes de morir. La hija del nuevo cacique era bella como su prima Humata pero no igual de buena.Había estado enamorada en secreto de Dagüey y ahora veía la oportunidad de tenerlo para ella. Sabía lo ambicioso que era Dagüey y ahora era ella la hija del cacique.

Dagüey comenzó a alejarse de Humata por lo que ella se acercó a la hechicera Aracoel para saber el por qué de esta indiferencia.–“sábete Humata… que el viento de la suerte ha cambiado; y sábete… que Dagüey sigue su dirección. Tu fuiste y ella es; pobre hija mía. ¿ Tú no sabes que existen ciertos hombres, que tienen muchas lenguas y muchos corazones? Sígueme y lo verás.

Ocultáronse entre los matorrales desde donde pudieron ver una pareja que se acercaba. Escucharon la voz de Dagüey diciendo:–”Te juro que nunca Humata vivió en mi corazón”. “Yo obedecía a los ancianos de la tribu”.” En cambio en ti yo pienso noche y Día”.

Después de aquel día pasaron 7 soles y 7 lunas y Humata no regresaba al campamento.Patrullas de indios fueron en todas direcciones buscando sus huellas.Solo la hechicera Aracoel no desmayaba en su búsqueda.Era la primera en salir y la última en regresar.

Un día llegó, pidió al cacique y a los ancianos que la acompañaran. A la mañana siguiente y después de caminar por un rato en silencio les fue mostrando un riachuelo con Lecho de piedras que había surgido, donde solo había bosques y malezas, siendo el río más caudaloso y las piedras más grandes a medida que se internaban en la montaña. Encontrándose al fin con una pequeña cascada.

Esperaron la medianoche en cuya hora vieron surgir de entre las aguas a la propia Humata que mientras peinaba su linda cabellera con un peine de concha , cantaba sus penas, traición y desengaño, dando gracias a los dioses que compadecidos con su dolor habían roto su corazón en mil pedazos convirtiéndolos en piedras y con sus lágrimas formaron la cascada.

Es cosa sabida en el pueblo , que si la noche de San Juan a las doce de la noche una niña se aventura a ir sola al chorro de la encantada , se le aparecerá Humata peinándose con su peine de oro, le contará su historia y le dará un talismán que la libre de las traiciones y perfidias de los hombres.

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario

Lionel Valentin Calderon

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Publicaciones Recientes

Publicaciones Recientes