Ernesto Ramos Antonini

Sus restos mortales fueron expuestos en el Capitolio durante varios días para luego ser cargado en brazos hasta la Catedral de San Juan por un grupo de sus más fieles seguidores, rodeados de un mar de puertorriqueños sobrecogidos por su inesperada desaparición. Su tumba está en el Cementerio Puerto Rico Memorial en Isla ...
Ernesto Ramos Antonini

Nació en Mayagüez el 24 de abril de 1898, el último de seis hijos del matrimonio de Federico Ramos Escalera y Rosa Antonini Danseau. A los tres meses de nacido la familia cambia su residencia a Ponce, donde residió durante su niñez y juventud, hasta 1941. En 1922 contrajo matrimonio con Josefina Buonomo, miembro de una distinguida familia de Caguas y San Lorenzo. De este matrimonio nacieron dos hijas, Jeannette e Ivette, la primera Jueza retirada del Tribunal de Apelativo y la segunda, Profesora de Derecho de la Universidad de Puerto Rico.

Estudió Derecho en la Universidad de Puerto Rico, donde se graduó con calificaciones sobresalientes. Debido a la precaria situación económica de la familia, tuvo que costearse sus estudios, en gran medida, vendiendo carbón vegetal, tocando piano en el cine Rívoli de Río Piedras y dirigiendo la banda de música de los Cadetes de la Universidad (ROTC).

Fue inspirado músico, compositor, un extraordinario orador, líder obrero, el mejor abogado criminalista de su época y un fructífero legislador.

Fue Vice Presidente y luego, Presidente de la Asamblea Municipal de Ponce. También enseñó matemáticas en la Escuela Superior de Ponce.

Comenzó su trayectoria como legislador en 1932, distinguiéndose como Portavoz de la Minoría por el Partido Liberal en la Cámara de Representantes. Su contraparte en el Senado era Luis Muñoz Marín.

Al desligarse del Partido Liberal, Ramos y Muñoz fundan el Partido Popular Democrático junto a un grupo de talentosos hombres y mujeres deseosos de mejorar las condiciones sociales y económicas del País.

En 1941 fue electo Representante por Acumulación y Portavoz de la Mayoría Popular en la Cámara de Representantes. En 1945 fue designado Vice Presidente de la Cámara y en 1948 fue elevado a la Presidencia de este Cuerpo por votación unánime de todos los Representantes. Éste cargo lo ocupó, en virtud de elecciones sucesivas, hasta el final de sus días.

Al ocupar la Presidencia Cameral, hizo una nueva contribución al prestigio del cargo: renunció a la práctica de lo criminal en los tribunales de justicia, a pesar del sacrificio económico que ello representaba. Además, informó públicamente una relación completa y detallada de todos los bienes que poseía con el propósito de hacer lo mismo al retirarse de la vida pública, como demostración de que no habría de lucrarse por razón de la posición que ocupaba. Con ello estableció un significativo precedente moral.

Estableció en la Cámara de Representantes un ambiente de profundo respeto y consideración a la voz fiscalizadora de la oposición, invitando a los miembros de la Mayoría a que siempre uno de ellos secundara las mociones del representante de la Minoría, aunque no compartieran el propósito de éstas. Ofreció plenas garantías a la Minoría en su función fiscalizadora, “no como una gracia sino como respeto a su derecho.”

Fue miembro de la Convención Constituyente que redactó la Constitución del Estado Libre Asociado y presidió la Comisión que redactó la Sección pertinente a la Rama Judicial.

Su obra legislativa incluyó, entre otras, la creación del Instituto de Relaciones del Trabajo en la Universidad de Puerto Rico, para la enseñanza y capacitación de los líderes obreros. Interviene en la aprobación de la Ley que prohíbe los interdictos judiciales contra las uniones obreras y fue autor de la Ley que prohíbe embargar los fondos y propiedades de las organizaciones obreras.

Como abogado, representó a los obreros en litigios judiciales y logró a favor de la masa obrera decisiones que significaron cuantiosas sumas para los trabajadores, sin jamás cobrar un centavo por sus honorarios de los salarios de los obreros. Representó a las organizaciones obreras en Congresos Internacionales del movimiento obrero, en Estados Unidos, Londres, París, Cuba, entre otros. Su último objetivo era lograr la unidad de la clase trabajadora en Puerto Rico para luchar como una sola fuerza por la justicia del proletariado.

Creó igualmente, el Banco Obrero, un banco cuyos propietarios, los accionistas, fueron de la clase obrera y que permitía los préstamos a los obreros y empleados, sin colateral, solo a base de la palabra de éstos de que habrían de pagar los dineros prestados. La promesa de pago de los obreros fue cumplida.

Ernesto Ramos Antonini dedicó su vida a los altos ideales de la justicia social, a la protección de los indigentes y desvalidos y, como abogado, a la defensa de los perseguidos. Fue autor de la medida que facilitó la adquisición de zapatos para más de 65,000 niños que asistían descalzos a la escuela pública. De este modo, evitaba que los niños, por un lado, enfermaran o dejaran de asistir a la escuela por vergüenza de tener los pies desnudos y, por otro lado, resolvía el grave problema de enfermedades y parásitos que atacaban al cuerpo por los pies.También creó la Ley para que los campesinos pudieran comprar ganado lechero pagándolo a plazos cómodos, para mejorar las condiciones nutritivas de las clases más desventajadas.

Se destacó en la defensa de la cultura y del patriotismo espiritual del pueblo puertorriqueño. Por reconocer la presencia de talento en los niños puertorriqueños, creó las Escuelas Libres de Música para que ningún niño con talento musical quedara, por falta de medios económicos, sin la educación apropiada para su desarrollo. Con el objetivo de la ulterior educación de los que se graduaran de estas escuelas especializadas y proyectando que la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, también creada por él, estuviera compuesta por excelentes músicos puertorriqueños, creó el Conservatorio de Música. Su sueño es hoy día realidad, pues los músicos de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico son todos puertorriqueños. El desarrollo de la música popular de Puerto Rico, en todas sus vertientes, le debe mucho al legado de Ramos Antonini, gracias a que muchos de los músicos y compositores puertorriqueños más destacados han sido graduados de las Escuelas Libres de Música y/o del Conservatorio.

Igualmente, creó el Instituto de Cultura Puertorriqueña como centro para la preservación y desarrollo ordenado de la cultura puertorriqueña. También fue el autor de la legislación que creó las Estaciones Educativas de Radio y Televisión (WIPR/TuTV). Cuando la muerte lo sorprendió, quedó en etapa de desarrollo lo que él llamaba la Ciudad del Arte, un complejo de viviendas de bajo costo para artistas de todas las disciplinas, rodeadas de teatros, galerías, áreas de ensayo y salas de concierto. Todo construido en un entorno que estimulara la inspiración y creara una sinergia entre todos los participantes. En la Ciudad del Arte se hubieran invitado a artistas de otras nacionalidades y todo tipo de disciplinas para intercambiar ideas con artistas puertorriqueños y estudiantes de arte.

Con igual pasión con que abogó por la conservación de nuestros valores culturales y morales, combatió los monopolios destructores y los consorcios acaparadores y ausentistas en pro de una economía más estable, más sana, más controlada por los comerciantes y hombres de negocios puertorriqueños. Creó el Departamento de Comercio para la protección y desarrollo de la clase mercantil de la Isla.

Orador de fácil palabra fue llamado “ruiseñor de pico de oro.” Su profundidad intelectual, su capacidad de análisis, el conocimiento íntimo que tenía de la naturaleza humana, su dominio del ritmo y de las pausas en la oratoria y en la conversación, le convertía en un verdadero conductor de muchedumbres. A sus discursos acudían y le prestaban atención personas de todos los partidos políticos.

En el discurso de graduación pronunciado en la Universidad Interamericana en San Germán, proclamó la “Operación Igualdad.” Exhortó a todos los jóvenes, a todos los puertorriqueños a que, al saludar al hombre, a la mujer, al rico, al pobre, al blanco, al negro, con profunda sinceridad le digamos, “Igualdad.” Al saludar al niño, al viejo, al literato, al analfabeto, al poderoso, al humilde, al fuerte, al débil, al darle la mano le digamos “Igualdad, igualdad, igualdad.” Entendió que ese es el camino recto hacia un mundo de mutua comprensión regido por el respeto y reconocimiento del derecho de cada persona.

Al final de sus días los ataques de sus enemigos políticos se recrudecieron, primero por la postura inamovible de Ramos en contra de los monopolios, lo cual lo puso en contraposición a sectores de su Partido que le respondían a los grandes intereses ausentistas. Segundo, por el inminente retiro de Muñoz Marín de la gobernación y la lucha de sucesión dentro del Partido Popular por el puesto. Las presiones inmensas a las cuales Ramos fue sometido exacerbaron su delicada condición de salud cardiovascular. La tarde del 9 de enero de 1963 se fue a su casa temprano luego de trabajar en el proyecto de la Ciudad del Arte en su oficina. Se sentó a tocar la pieza “Noche de Paz” en el piano y se retiró a su cuarto donde sus últimas miradas fueron dirigidas hacia su nieto de año y medio de edad, Ernesto.

Sus restos mortales fueron expuestos en el Capitolio durante varios días para luego ser cargado en brazos hasta la Catedral de San Juan por un grupo de sus más fieles seguidores, rodeados de un mar de puertorriqueños sobrecogidos por su inesperada desaparición. Su tumba está en el Cementerio Puerto Rico Memorial en Isla Verde. Su legado está vivo a través de sus innumerables contribuciones al país que lo vio nacer.

También te puede interesar

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario

Lionel Valentin Calderon

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Publicaciones Recientes

Publicaciones Recientes