Las casillas de Camineros

El sistema de camineros fue suspendido en el año 1905, pero ante el rápido deterioro de las carreteras fue restablecido en el 1914 y duró hasta mediados de la década de 1950. Durante su segundo periodo se construyeron más de cien casillas de cemento con techo de cinc.
Las casillas de Camineros

Los camineros vivieron en casas ubicadas aproximadamente cada seis kilómetros a lo largo de la carretera. Todas las casillas construidas a partir de 1875, con la excepción de una, fueron diseñadas para albergar a dos camineros (usualmente un caminero y un aprendiz) con sus respectivas familias. Uno de los camineros mantenía tres kilómetros de carretera en una dirección y el otro hacía lo mismo en la otra, de modo que entre dos casillas consecutivas se mantenían los seis kilómetros que las separaban.

El esqueleto de la casilla se compone de cuatro gruesas paredes de mampostería (piedras unidas por una mezcla de cal, arena y agua) y, en el modelo más frecuente, una pared media longitudinal del mismo material. Las paredes secundarias, el arco del pasillo, el área alrededor de las puertas y las ventanas, y varios otros elementos se hicieron de ladrillo. La piedra puede ser caliza o volcánica, dependiendo de los materiales disponibles en el área. Algunas casillas fueron empañetadas por fuera mientras que en otras se dejó la piedra expuesta.

Una de las paredes laterales continuaba hacia atrás para formar la pared principal de un cobertizo donde estaba el escusado (retrete o letrina), separado por una pared de ladrillos del área de cocina, que contenía un fogón de ladrillos que quemaba leña. El cobertizo, techado de tejas o planchas de cinc colocadas sobre un soporte de vigas y alfarjías, también podía servir de cuadra y almacén de herramientas.

Cerca de la casa había un aljibe (cisterna subterránea) para almacenar el agua de lluvia que recogía el techo. Las casillas ocupaban un solar de aproximadamente media cuerda (dos mil metros cuadrados) que los camineros podían cultivar. La propiedad completa estaba rodeada por una verja de alambre. El piso del vestíbulo, pasillo y escusado era de cemento, mientras que el de las salas y los cuartos era de pino resinoso (pichipén, de pitch pine). Como es de esperarse, los pisos de madera han sido sustituidos a través de los años. Las puertas y las ventanas se hicieron de maderas locales o de pichipén, mientras que los marcos se hicieron de ausubo u otra madera duradera. El techo empleado en todas las casillas fue el de azotea, compuesto por vigas y alfajías de ausubo, úcar u otra madera fuerte, por encima de las cuales se colocaban generalmente tres capas de ladrillos, cada una orientada a 45 grados con respecto a la otra.

El sistema de camineros fue suspendido en el año 1905, pero ante el rápido deterioro de las carreteras fue restablecido en el 1914 y duró hasta mediados de la década de 1950. Durante su segundo periodo se construyeron más de cien casillas de cemento con techo de cinc. Por la poca durabilidad de tales estructuras y su nulo valor arquitectónico, estas casillas no han sido incluidas en estudios anteriores y no se incluyen aquí. Muchas han sido destruidas o incorporadas a viviendas.

Estilos de las casillas

En este trabajo se reconocen cuatro estilos o modelos de casillas. El primero, propuesto por el Ing. Raimundo Camprubí y oficializado por Real Orden del 13 de abril de 1875, corresponde a una casilla rectangular con medidas aproximadas de 49 por 29 pies. Estas casillas se identifican externamente por las siguientes características: el borde superior de los huecos de la puerta de entrada y de las dos ventanas anteriores es curvo, los huecos de las ventanas no alcanzan la base o zócalo del edificio, hay una franja ancha de ladrillos desde el borde superior de la puerta de entrada hasta el borde superior del pretil, y la cornisa se prolonga hacia atrás sólo una corta distancia por las paredes laterales, estando ausente en la pared posterior. La puerta de entrada conecta a un recibidor o vestíbulo que sigue por un pasillo hasta la puerta trasera. A ambos lados de esta línea media hay dos apartamentos idénticos, cada uno con una sala comedor en la mitad anterior y dos cuartos iguales en la mitad posterior; se entra a cada apartamento por una puerta que abre al vestíbulo. En este modelo la sala comedor conecta con los dormitorios por una puerta que abre a uno de los cuartos, donde hay otra puerta que lleva al segundo cuarto. La pared que separa los dos cuartos no llega al techo. Este modelo se usó para las casillas construidas entre Juana Díaz y Aibonito, y entre Cayey y Caguas.

El segundo estilo deriva del anterior y se distingue por una serie de cambios para refinarlo y mejorarlo. Externamente, los bordes superiores de los huecos de la puerta de entrada y de todas las ventanas son rectos, las ventanas se extienden hasta el zócalo del edificio, se eliminó la franja de ladrillos sobre la puerta de entrada y la cornisa rodea el edificio. Internamente, cada cuarto tiene su propia puerta hacia la sala y la pared que los divide llega hasta el techo. Este modelo se usó para todas las demás casillas construidas en la isla, con excepción de las pertenecientes a los próximos dos estilos.

El tercer estilo también deriva del primero y al mismo solo pertenece la casilla de Guaynabo. El Ing. Manuel Maese alteró el modelo oficial para acomodar un solo caminero, probablemente porque las antiguas casillas que persistían entre San Juan y Caguas eran todas para un caminero. Este estilo contó con cuatro espacios (sala, dos dormitorios y una cocina) ubicados a ambos lados del pasillo central. La planta es cuadrada (30 por 30 pies) en vez de rectangular.

Al cuarto estilo pertenecen las casillas de la Carretera 15 (antes Carr. 4) entre Cayey y Guayama. Una pared divide la casilla en dos mitades, quedando cada vivienda con su propia puerta de entrada. De esta forma se aprovechó el espacio ocupado por el vestíbulo y el pasillo en los modelos anteriores. La puerta conduce a una sala comedor que comunica con los tres cuartos y con un volumen adosado. Este último se dividió en dos espacios desiguales separados por una pared. En el espacio más pequeño se ubicó el escusado, que ventiló al exterior por un hueco circular (ojo de buey) y en el más grande se ubicó la cocina, cuyo humo salía por una chimenea.

La puerta posterior de la cocina daba acceso al patio de la casilla. Estas casas gemelas o dúplex miden aproximadamente 60 pies de largo por 27 pies de ancho y no tienen cobertizo adosado.

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario

Dr. José A. Mari Mutt

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.

Publicaciones Recientes

Publicaciones Recientes

keyboard_arrow_up