Loíza

En 1902, Loíza fue incorporado al municipio de Río Grande, cumpliendo así la ley aprobada por la Legislatura para la consolidación de algunos municipios de la Isla. Tres años más tarde, esta ley fue revocada devolviéndole a Loíza su soberanía como municipio. En 1909, el Consejo Municipal de Loíza adoptó una ordenanza para trasladar la cabecera municipal y sus dependencias al barrio Canóvanas. ...
Loiza

EDPR- Loíza está ubicado en el área noreste de Puerto Rico comprende un área de 50.3 kilómetros cuadrados (19.4 millas²). Es conocido como “La capital de la tradición”, “Los santeros” y “Los cocoteros”. Según el censo de 2000, su población general era de 32,537 loiceños. El pueblo está organizado en los barrios: Canóvanas, Loíza Aldea, Medianía Alta, Medianía Baja, Torrecilla Alta y Torrecilla Baja. Su santo patrón es San Patricio, sin embargo, las fiestas patronales del municipio se dedican a Santiago Apóstol. Son éstas uno de sus mayores atractivos, especialmente, la participación de los típicos vejigantes. Loíza es uno de los pocos lugares en Puerto Rico donde se manifiesta la herencia africana a través de la cultura. Aquí se conservan fuertemente la música y baile de bomba y de plena, reconocidas ampliamente gracias a diversos grupos folclóricos del área. Entre éstos se destacan los Hermanos Ayala y los Mayombes.

El municipio de Loíza también cuenta con lugares de interés turístico a lo largo de la costa, en especial, desde la punta de Cangrejos hasta la de Vacía Talega. En esta área están ubicadas las lagunas “La Torrecilla” y “Piñones”. A su vez, se encuentra el Bosque Estatal de Piñones, único en su clase por su ecosistema, la riqueza de su fauna, su flora. Posee más de 3,500 cuerdas de manglar. Es hogar para múltiples especies de aves, de las cuales 46 están en peligro de extinción.

Las mayores fuentes de ingresos de este pueblo son la pesca y el turismo. Aunque las fuentes que mayor cantidad de empleos generan son la manufactura, las ventas al detal y la hostelería. El municipio ha contado con fábricas de papel, de maquinaria electrónica y manufactura de artículos de cuero. La agricultura está orientada hacia el cultivo de frutos menores y la recolección cocos. Durante el 2002, recaudó en ventas agropecuarias $746,137 lo cual evidencia su poco rendimiento en estos sectores económicos.

Geografía

Loíza pertenece a la llanura costera del norte. Limita por el norte con el océano Atlántico, al sur con el municipio de Canóvanas, al este con Río Grande y al oeste con el pueblo de Carolina. Su territorio es llano y no sobrepasa los 100 metros (328 pies) de altura sobre el nivel del mar. En la zona costera se localiza el Bosque Estatal de Piñones. Más del 60 por ciento de su vegetación consiste de mangle colorado o rojo y, en menor proporción, de mangle negro y blanco. En él habitan diferentes especies de aves. La laguna Piñones ocupa 30 por ciento de la superficie del bosque y alberga cerca de 38 variedades de peces.

Otras áreas de mangle se pueden observar en la zona de Piñones-Torrecilla-Vacía Talega y en las márgenes del río Herrera. También, como parte de la costa, se aprecian las puntas Maldonado, Vacía Talega, Iglesia y Uvero y la cueva de los Indios o María de la Cruz (Loíza Aldea), caracterizada por su amplitud y claridad. En ella se han realizado investigaciones arqueológicas sobre el pasado indígena de la región.

Su sistema hidrográfico está compuesto por el río Grande de Loíza y el río Herrera. El río Grande de Loíza merece mención aparte, pues ha servido de gran inspiración a grandes poetas puertorriqueños tales como Julia de Burgos y Evaristo Ribera Chevremont. El río nace en el barrio Espino (San Lorenzo) y desemboca junto a Loíza Aldea. Mide 65 kilómetros (40 millas) aproximadamente, siendo el tercer río más largo en la Isla y el más caudaloso. Parte de su cauce está represado y forma el Embalse Carraizo, que abastece de agua potable a la mayor parte del área metropolitana.

Loíza tiene una larga tradición histórica. Los primeros colonizadores españoles que exploraron esta zona encontraron que la desembocadura del río Cayrabón estaba poblada por nativos. Más tarde, los españoles establecieron un sitio en este lugar y utilizaron a los indígenas para la extracción de oro. Con el rápido agotamiento de este metal, la economía giró hacia la producción azucarera. Esta nueva empresa propició la construcción de varios ingenios azucareros hacia finales del siglo XVI. El auge económico permitió que, en 1690, el gobernador Gaspar de Arredondo solicitara al Rey permiso para fundar un poblado. Pero no fue hasta 1719 cuando el gobierno español reconoció dicho permiso.

Algunos historiadores sostienen que el nombre de Loíza proviene del nombre de la cacica Yuisa, bautizada con el nombre cristiano de Luisa. Un segundo grupo considera que su nombre se relaciona con Iñigo López de Cervantes y Loayza, oidor de la Audiencia de La Española, el cual poseyó grandes extensiones de terreno en este sitio. Hacia 1878, Loíza ya contaba con los barrios: Canóvanas, Cubuy, Hato Puerco, Loíza Pueblo, Lomas, Medianía Alta, Medianía Baja y Torrecilla.

En 1902, Loíza fue incorporado al municipio de Río Grande, cumpliendo así la ley aprobada por la Legislatura para la consolidación de algunos municipios de la Isla. Tres años más tarde, esta ley fue revocada devolviéndole a Loíza su soberanía como municipio. En 1909, el Consejo Municipal de Loíza adoptó una ordenanza para trasladar la cabecera municipal y sus dependencias al barrio Canóvanas. De esta manera las actividades económicas se beneficiaban del acceso a la carretera estatal número 3, vía principal entre la capital y el este de la Isla. Loíza Aldea quedó como barrio. Pero los vecinos de la antigua cabecera no estuvieron de acuerdo con dicho traslado. Por tal razón, en 1969, la Asamblea Legislativa de Puerto Rico aprobó la ley no. 139 del 30 de junio para celebrar una consulta especial y dividir la región en dos municipios. Así, en 1970, se creó el pueblo de Canóvanas y Loíza Aldea volvió a ser la cabecera de Loíza.

Símbolos

Bandera: La bandera de Loíza comprende un paño rectangular dividido en tres partes onduladas con los colores rojo, oro y verde respectivamente. En la franja izquierda se localiza la silueta de un campanario. Las ondulaciones simulan la geografía costera de Loíza y al río Grande de Loíza, el río más ancho y caudaloso de todo Puerto Rico. El color rojo y oro simbolizan la herencia española y el verde la tradición a San Patricio. La silueta del campanario representa la Iglesia San Patricio, un monumento histórico, así como la tradición religiosa de este pueblo.

Escudo: El escudo de Loíza tiene un centro dividido en tres partes. La parte principal la compone la figura ecuestre de Apóstol Santiago. Esta figura proclama la arraigada devoción de los loiceños al santo, devoción que se manifiesta de manera especial cada 25 de julio en sus tradicionales fiestas. En segundo plano y debajo del santo aparece una franja ondulada que encarna al río Grande de Loíza, notable en la geografía, historia y literatura de Puerto Rico. En tercer lugar se localiza una corona en alusión a la célebre cacica Yuisa, quien vivió y murió en este territorio. El centro es bordeado por llamas de fuego alternadas por hojas de trébol. Las llamas de fuego representan al Espíritu Santo, dador de los siete dones y titular de la antigua iglesia de Loíza. Las hojas de trébol caracterizan a San Patricio, Apóstol de Irlanda y patrón de la población.

También te puede interesar

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario

Lionel Valentin Calderon

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Publicaciones Recientes

Publicaciones Recientes