Resultados para la Búsqueda que iniciaste

No conocer el pasado es ser irresponsable con aquellos que forjaron lo que somos hoy; no conocer el hoy es ser irresponsable con las generaciones futuras. Gracias por querer Conocer a Puerto Rico.

Cómo y cuándo fue que nos volvimos tan locos

Cómo y cuándo fue que nos volvimos tan locos

Siempre se ha dicho que todo tiempo pasado fue mejor y acaso puede que haya algo de cierto en esto. Se me ha antojado presentar una serie de escenarios en épocas diferentes y distantes para compararlas, es decir cómo eran antes las cosas versus cómo ahora son. Al terminar con los escenarios tan sólo pude

Leer Artículo Completo » »
Pelea por tu causa

Pelea por tu causa

Cuando Honorious era emperador de Roma, el gran Coliseo a menudo se llenaba hasta rebosar con espectadores que venían de cerca y de lejos para ver los juegos patrocinados por el estado. Algunos de los deportes consistían en seres humanos enfrascados en batallas con bestias salvajes entre sí, hasta la muerte. Las multitudes reunidas hacían

Leer Artículo Completo »
El Sultán y el hombre sabio

El Sultán y el hombre sabio

El cortesano comenzó a debatirse, se hundió, tragó agua salada, volvió a la superficie, gritó más fuerte aún, se volvió a hundir y de nuevo consiguió reflotar. En ese momento, el ministro pidió que lo alzasen nuevamente hasta la cubierta del barco. A partir de aquel episodio, nadie volvió a escuchar jamás cualquier queja del hombre, que pasó el resto del viaje en silencio, llegando incluso a comentar…

Ver Artículo Completo »
El Sabio y el Rey

El Sabio y el Rey

De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, mas la forma en que debe ser comunicada es lo que provoca en algunos casos, grandes problemas. La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos …

Ver Artículo Completo »
Hubo un momento

Hubo un momento

No rendirse significa luchar, no dejarse abatir por la lucha, seguir de pie aunque estemos heridos y continuar hasta doblegar aquello que nos aflige en el momento de la tentación de rendirse. Sobreponerse a un fracaso, a una ingratitud, a una enfermedad o a cualquier adversidad, es duro, pero vale el esfuerzo hacerlo, pues con ello nos damos cuenta que dentro de nosotros existe un potencial …

Ver Artículo Completo »
Porcelana

Porcelana

Quiero que recuerdes esto: se que te dolió cuando te saqué del suelo con la pala, que te mareaste en el torno, que sufriste un horrible calor en el horno, que te asfixiabas con el olor a pintura y que casi te achicharraste en el segundo horno. Pero si no hubieras pasado por todo eso, todavía no serías más que un trozo de barro. Ahora en cambio, eres una hermosa taza de porcelana»…

Ver Artículo Completo »
Providencia Divina

Providencia Divina

El Pastor subió al techo y, cuando el agua llegó hasta allí, pasó otra lancha que volvió a insistirle en que subiera, pero él volvió a negarse. Entonces se subió a lo alto del campanario, y cuando el agua le llegaba ya a las rodillas, llegó un helicóptero y ofreció llevarlo. «Muchas gracias», contestó sonriendo tranquilamente, «pero yo confío en que Dios en su infinita Providencia me salvará.» …

Ver Artículo Completo »
Baila como si nadie te estuviera viendo

Baila como si nadie te estuviera viendo

Así que deja de esperar hasta que termines la universidad, hasta que te enamores, hasta que encuentres trabajo, hasta que te cases, hasta que tengas hijos, hasta que se vayan de casa, hasta que te divorcies, hasta que pierdas esos diez kilos, hasta el viernes por la noche o hasta el domingo. Por la mañana; hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno, o hasta que te mueras, para decidir que…

Ver Artículo Completo »
El Bambú Japonés

El Bambú Japonés

Tiempo. Cómo nos cuestan las esperas, qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos. Apuramos a nuestros hijos en su crecimiento, apuramos al chofer del taxi, nosotros mismos hacemos las cosas apurados, no se sabe bien por qué. Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestros sueños, nos generamos …

Ver Artículo Completo »
Saciar la sed

Saciar la sed

Las lágrimas vienen a sus ojos, resbalan y caen en el cuenco de sus manos, y entonces le permiten saciar su sed. Algo parecido nos sucede a todos a veces, después de haber tratado en vano de apagar nuestra ansia en tantas fuentes engañosas, que descubrimos al fin que en las lágrimas de contricción y el arrepentimiento por nuestros errores está el agua que puede calmar nuestra sed, y ya …

Ver Artículo Completo »
Dios aún habla con nosotros

Dios aún habla con nosotros

Su esposa gritó desde la cocina: «Pedí a Dios que me mandara un ángel con un poco… ¿Usted es un ángel? El joven tomó su cartera y sacó todo el dinero que había en ella y lo colocó en las manos del hombre. Se dio media vuelta y se fue a su vehículo, mientras las lágrimas corrían por sus mejillas. Él experimentó que Dios todavía responde los pedidos justos y verdaderos…

Ver Artículo Completo »

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on delicious

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario