Resultados para la Búsqueda que iniciaste

No conocer el pasado es ser irresponsable con aquellos que forjaron lo que somos hoy; no conocer el hoy es ser irresponsable con las generaciones futuras. Gracias por querer Conocer a Puerto Rico.

Te regalo mis tenis en esta Navidad

Te regalo mis tenis en esta Navidad

No esperó a que le diera las gracias, sino que bajó de prisa sin darse cuenta que caía en un charco. No importaba, no sentía el frío. En eso escuchó a la señora que desde la ventana del autobús le decía: “Mira, ¡me quedan perfectos!”. A la vez, el chofer le preguntaba “¿Cómo te llamas muchacho?”. Él respondió, “Frank”. El chofer le dijo: “Muy bien, Frank. En mis veinte años de chofer nunca he visto algo semejante”…

Leer Más >>
Zapatos para Jesús, el verdadero valor de las cosas

Zapatos para Jesús, el verdadero valor de las cosas

—”Mi mamá está enferma y yéndose al cielo. Mi papá nos dijo que se iría antes de Navidad para estar con Jesús. Mi maestra de catecismo dice que las calles del cielo son de oro reluciente tal como estos zapatos. ¿No se le verá a mi mamá hermosa caminando por esas calles con estos zapatos?”Mis ojos se inundaron al ver una lágrima bajar por su rostro radiante. Por supuesto que sí, le respondí…

Leer Más >>
Lista de Regalos

Lista de Regalos

La mayoría de personas confecciona una “lista de regalos” para Navidad, pero la verdadera cristiandad se caracteriza por dar en forma continua y de corazón. Haga de cada día un día para dar un regalo.
Analice algunas cosas que puede incluir en su lista de regalos. Uno no puede mostrar una bondad demasiado pronto porque uno nunca sabe cuán pronto será demasiado tarde…

Leer Más >>
El precio más alto

El precio más alto

El hombre tomó el estuche, rehizo el envoltorio casi ceremoniosamente, y con mucho cariño colocó de nuevo la cinta diciendo mientras se lo devolvía a la joven: “Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar: Ella dio todo lo que tenía.” El silencio llenó el local y las lágrimas rodaron por el rostro de la joven, mientras sus manos tomaban el paquete y salía de allí lentamente, …

Leer Más >>
El Sultán y el hombre sabio

El Sultán y el hombre sabio

El cortesano comenzó a debatirse, se hundió, tragó agua salada, volvió a la superficie, gritó más fuerte aún, se volvió a hundir y de nuevo consiguió reflotar. En ese momento, el ministro pidió que lo alzasen nuevamente hasta la cubierta del barco. A partir de aquel episodio, nadie volvió a escuchar jamás cualquier queja del hombre, que pasó el resto del viaje en silencio, llegando incluso a comentar…

Leer Más >>
El Sabio y el Rey

El Sabio y el Rey

De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, mas la forma en que debe ser comunicada es lo que provoca en algunos casos, grandes problemas. La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos …

Leer Más >>
Hubo un momento

Hubo un momento

No rendirse significa luchar, no dejarse abatir por la lucha, seguir de pie aunque estemos heridos y continuar hasta doblegar aquello que nos aflige en el momento de la tentación de rendirse. Sobreponerse a un fracaso, a una ingratitud, a una enfermedad o a cualquier adversidad, es duro, pero vale el esfuerzo hacerlo, pues con ello nos damos cuenta que dentro de nosotros existe un potencial …

Leer Más >>
Porcelana

Porcelana

Quiero que recuerdes esto: se que te dolió cuando te saqué del suelo con la pala, que te mareaste en el torno, que sufriste un horrible calor en el horno, que te asfixiabas con el olor a pintura y que casi te achicharraste en el segundo horno. Pero si no hubieras pasado por todo eso, todavía no serías más que un trozo de barro. Ahora en cambio, eres una hermosa taza de porcelana»…

Leer Más >>
Providencia Divina

Providencia Divina

El Pastor subió al techo y, cuando el agua llegó hasta allí, pasó otra lancha que volvió a insistirle en que subiera, pero él volvió a negarse. Entonces se subió a lo alto del campanario, y cuando el agua le llegaba ya a las rodillas, llegó un helicóptero y ofreció llevarlo. «Muchas gracias», contestó sonriendo tranquilamente, «pero yo confío en que Dios en su infinita Providencia me salvará.» …

Leer Más >>

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on delicious

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario