Seis errores que cometes al cocer pasta

Este truquito me encanta. Y es reservar un poco del agua de la cocción, una vez la pasta esté hecha. Cuando vayamos a mezclar la pasta y la salsa (cosa que recomiendo hacer en una sartén, y sin quitar del fuego) podemos añadir un poco del caldo de la cocción. Este caldo, va a potenciar en ...
Seis errores que cometes al cocer pasta

Seguro que tú, también has cometido alguno, si no varios de estos 6 errores al cocer pasta. Yo personalmente, lo he hecho. Y si me hubiese visto algún italiano, seguramente me hubiese llevado algún sartenazo. Afortunadamente, te voy a poner una breve lista con los errores que más veo de la gente, al cocer pasta. Explicaré en qué consisten y porque los considero “error”. Los cocineros italianos con hacen nada de esto y, no hay nadie como ellos a la hora de preparar la pasta. Así que vayamos por ellos.

Echar poco agua: Muchas veces veo como la gente, cuando cuece pasta, lo hace con una cantidad insuficiente de agua. Lo justo para que cubra la pasta y ya. Lo cierto es que, según los italianos, necesitamos 1 litro de agua por cada 100g de pasta. La cantidad es orientativa pero, para que te hagas una idea. Es 10 veces más de agua que de pasta. Así, lograremos que ésta, quede más suelta, se pegue menos entre sí y también con la misma olla. Y hablando de ollas, recuerda utilizar una que sea más alta que ancha para la cocción.

Echar aceite al agua de la cocción: Muchas personas hacen esto. En mis vídeos recibo infinidad de comentarios que es un buen truco para evitar que se pegue. Para evitar que se pegue, basta con remover la pasta de vez en cuando, con una cuchara de madera (y añadir mucha agua. Lo que explicaba en el paso 1). Si añadimos aceite, al ser lubricante, es probable que la pasta tampoco se pegue pero, también evitará que la pasta se ligue bien con la salsa que vayamos a echar después. Así que remueve la pasta en vez de añadir aceite, para evitar que se pegue.

Echar poca sal al agua de la cocción: Me pone de los nervios cuando veo que alguien añade sal al agua como si estuviese salando una sopita. Hay que echar un puñadito generoso. La pasta, va absorber una mínima parte de la sal que añadamos. Si añadimos una pizca, va a ser casi nada. Si añadimos un puñadito, va a ser la cantidad justa. El exceso de sal se quedará en el agua de la cocción así que, no te preocupes por la tensión alta. Es muy importante este paso porque, podemos hacer la mejor salsa del mundo pero, si la pasta queda sosa, el resultado final no será bueno. Tampoco es necesario que el agua quede excesivamente salada. Una cucharadita rasa de sal por cada litro de agua, es una cantidad adecuada.

Cocer la pasta en exceso: Es verdad que en España no nos gusta demasiado la pasta al dente. Si es tu caso, puedes dejarla un poco más suave pero, nunca pasada. Si no la pasta queda aplastada por su propio peso y si la removemos un poco, se deshará. Mi consejo es que te animes a dejarla “al dente”. La pasta hecha de esta forma, es además menos pesada para la digestión y hace que su índice glucémico sea menor. Lo cual viene que ni pintado para los diabéticos. OLVIDA las indicaciones del paquete. Lo mejor es ir probándola hasta que quede así (espaguetis, unos 10 minutos de cocción. Macarrones en torno a 12. Lo mejor, es olvidarse de tiempos e ir probando mientras se cuece)

Remojar la pasta una vez cocida: Otra de las cosas que me pone de los nervios. Nunca logro comprender porque la gente hace esto. Algunos dicen que es para “que no se siga cociendo más”. La pasta no se va a cocer por su propio calor, una vez esté fuera del agua. Lo que sí lograremos, si la remojamos con agua, es quitarle mucho sabor. Y lo que es peor, también le quitaremos el almidón. Ese ingrediente que ayudará a que “ligue” mejor con la salsa con la que vayamos a acompañarla.

Desechar el agua de la cocción: Este truquito me encanta. Y es reservar un poco del agua de la cocción, una vez la pasta esté hecha. Cuando vayamos a mezclar la pasta y la salsa (cosa que recomiendo hacer en una sartén, y sin quitar del fuego) podemos añadir un poco del caldo de la cocción. Este caldo, va a potenciar en gran medida los sabores, además de hacer que todavía quede la salsa más cremosa. Eso sí, es un truco que sólo sirve si la propia salsa no ha quedado muy aguada. En caso contrario obtendremos una sopa de pasta, más que una salsa. Ten en cuenta también que este caldo va generoso de sal así que, no añadas demasiada cantidad a la salsa durante su elaboración

¡Sigue estos 6 consejos y verás como tu elaboración de pastas, mejora considerablemente!

Comparte este Artículo en tus Redes Sociales

Tu Opinión es importante. Déjanos un Comentario

Gorka Barredo

Mi nombre, es Gorka Barredo Rubio. Soy el cocinero, cámara y administrador de esta página, del Blog CocinaCaseraYFacil.net y del canal de youtube “¡Que Viva La Cocina!”. También soy el que le pone a los vídeos esa voz que tanto os gusta -pareces un narrador de fútbol, me decís confrecuencia- y también me encargo de la iluminación y de la parte técnica de los mismos. Vamos, que tengo más usos que una navaja suiza.

Publicaciones Recientes

Publicaciones Recientes